25 junio 2010

Maravilloso

El lunes desayuné con Juan Martínez de Irujo. Él, cerveza, yo un cortao. Si al entrar a un bar ves a Juan desayunando cerveza es que ha hecho algo grande. No es día para decir, de nuevo, que ver jugar a Juan es maravilloso –ja-ja-, ni para engrosar más la lista de aduladores ocasionales, pero sí de certificar que sigue siendo el chaval encantador que era hace 20 años, cuando no levantaba un metro. Esto no se dice por que sea el mejor pelotari de la década, se diría lo mismo si fuese tornero. Es que es así, igualito que cuando jugábamos al punto en el frontón y se ponía a esperar los dos paredes con su camiseta de la Real con el resto de chavales de Ibero. También andaban desayunando Nerea, Ander y demás restos de la batalla iniciada la noche anterior. Maja gente, peligrosos, ja-ja. Le conté a Juan que había ganado la porra de La Montañesa -80 eurazos- y que, con el 20-10, me sentí mal, porque celebré los tantos de Xala hasta que llegó a 13. Si llegas a fallar la última pelota te capo, mamón. No era por los euros, era por la ilusión de que Koldo me dejase en el móvil el mensaje que me dejó: Txiskin, ¿a que no sabes quién ha ganado la porra? El mendas. Última vez que hago una porra con Juan de por medio, joder, qué mal rato a añadir al mal rato del partido. Por cierto, Juan, al respecto del tipo de la carta aquella. Te diré una cosa: hay tipos que exigen a los demás que sean un ejemplo para el resto. No hay que hacerles caso, porque tal vez su problema es que ellos mismos son ejemplo de poco y confunden el nervio con la mala educación. Es mejor obviarlos, aunque, si te sirve de referencia, éste desde 2001 no se ha subido a una banqueta. Pero da igual, con su pan se lo coma. Karranklas hubiese disfrutado mucho viéndote desayunar. Yo lo hice en su nombre. Salud.

16 Comments:

Blogger LUISGUI said...

A que es grande Juanico? El gran JH lo adoraba, como a su padre, a su tío... gente buena, sana, tipos de aquí de toda la puta vida de los que no miran torcido, y se ríen de todo, de ellos mismos los primeros.

Que nos dure mucho tiempo, y que nos gane muchas txapelas.

Aupa Irujo

1:40 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Las columnas (y los comentarios, pero esos no cobran del precio del diario) se están llenando de alias, iniciales y sobreentendidos que para todos los que no estamos en el secreto no comprendemos nada. ¿Empezamos a sobrar los lectores que no tenemos tu movil? Me está entrando complejo de intruso, de lector de mensajes de texto telefónico ajeno.

10:08 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Juan Txapelpunk!, y eso que se te va la olla y pierdes el norte y el sur en algunos partidos (en los que no te acompaña un botillero, ¡como te la jugaron en el parejas!). Por cierto, de acuerdo con el anónino en parte (en lo de lector de mensajes ajenos), aunque no siento tanto resquemor.
Salud

10:59 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estoy de acuerdo con el anónimo anterior. Demasidas claves particulares para los que no estamos en tu pomada pero te seguimos como podemos. Escribes bien, tienes garra, tu punto de vista es interesante, pero a este paso sólo te entenderá la parroquia. No fastidies.

12:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tout à fait d'accord avec toi anonyme 12:32PM.

Que entienda el que quiera!

1:42 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Allez les bleus!!

1:58 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Joder, ni que estuviera todo el día con sobreentendidos, para una mención privada que hago entre Juan y yo lo elevais a categoría de asunto habitual, ja-ja. Y mejor no tener parroquia. De ninguna clase.
Saludos.

pd: ¿alias, iniciales, qué columna lees?

3:38 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

perdón, sí que hay un alias: Karranklas. Era tío de Juan. Un zaguero rocoso. Un pedazo de pan. Murió hará 14 años o así.

pd: un abrazo, Luisgui.

3:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Quién es "tipo de la carta aquella"?

3:51 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Ja ja, como comprenderás si hubiese querido ponerlo lo hubiese puesto. Saludos.

3:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Flipante. ¿Y por qué no le mandas al interesado un mail o una carta o un telegrama privado, y así no nos usas a nosotros, compradores del diario o simples lectores, como coartada extraña para tus fines? No comprendo esta columna, quieres que la lean todos pero que sólo la entienda uno.

4:06 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Yo no quiero nada amigo universitario, si tú buscas algo espero que lo encuentres, pero no me metas a mi en eso. Si no quieres leer, no leas. Es muy sencillo. Son mis textos, hago con ellos lo que buenamente entiendo, aunque tb entiendo que a ti te moleste. Dos problemas tienes: molestarte y 'desmolestarte'.

4:25 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Te quivocas. Yo no soy tu universitario. Yo soy comprador y lector del diario.

4:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nagore, igual me has entendido mal (soy el de las 12:32). No es que yo al menos quiera dictarte la columna, faltaría más. Es que nos gusta leerte y a menudo nos perdemos por culpa del universo tan reducido en que eliges moverte. Ya que tus columnas acaban en el blog, una fórmula buena sería dejar los guiños privados para la zona de comentarios, con lo que todos nos divertiríamos más, seguro. Tú tienes cabeza y recursos para entretenernos a todos a la vez. Aupa.

5:09 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

¿universo reducido y estás perdiendo el tiempo?, ¿entretenerte como misión? Creo que si buscas eso te has equivocado de lugar, lo siento. Los guiños privados -muy escasos para 220 columnas anuales- no invalidan el 99% del artículo. Leete la primera columna, de octubre de 2005, está en el archivo. Esto es así. El que quiera otra cosa, que la encuentre.

6:43 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

al anónimo -cuánto nos evitaríamos si dieseis vuestros nombres reales- que dice que es lector y comprador del diario, supongo que del diario en el que escribo: ¿crees que por serlo te voy a dar el nombre de la persona que creo intuir que sabes perfectamente quién es? Mira, es un asunto tonto sin más, alguien que pedía que Irujo no estaba siendo un buen ejemplo para la juventud porque un día rompió una escoba. Por supuesto que no está bien, pero de ahí a sentarte, escribir, mandar una carta al director con tu nombre y pedir que te publiquen esa queja va un paso. Busca en los archivos de ambos periódicos y lo encontrarás.
saludos.

6:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home