02 enero 2011

Miente

Es curioso cómo un ser humano que no es creyente, al que no le gusta comprar ni especialmente que le compren, ni las reuniones, ni los ruidos estridentes, con digestiones lentas y que quiere mucho a su familia pero preferiblemente de uno en uno al final acaba todos los años sin excepción juntándose en Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Noche de Reyes y Reyes con las mismas personas con las que lleva juntándose desde que nació, a las que ve prácticamente todas las semanas y con las que ha compartido, física y psicológicamente, más tiempo que años lleva Pete Seeger tocando el banjo. Efectivamente, al final el asunto no es para tanto, eso de juntarte con tu familia, pero lo que incomoda es la propia obligación en sí misma, una obligación ante la que nadie es capaz de decir basta, a pesar de que buena parte de los miembros de mi familia mandarían a tomar por saco el hecho intocable de tener que juntarse por huevos. Además, ninguna de las personas que nos juntamos viene de fuera, yo qué sé, de cruzar los mares o escapando de una mafia turca. No, nos juntamos los que nos tenemos más vistos que el tebeo. ¡Anda, tú por aquí! es una de las frases estrella de cada evento de estos, eventos en los que nos ponemos hasta las trancas de comer y de beber como si el año no tuviese más días. Vamos, que cualquiera lo mira desde una galaxia exterior y alucina: ¡esta gente tiene problemas serios! Supongo yo que esto mismo les pasa a la gran mayoría de ustedes, que están tan a gusto con sus familias pero que si un día alguien con mando en plaza decidiera que ya vale de hacer el mico recibirían la novedad encantados. No me malinterpreten. No es cuestión de preferir no juntarse o no ver a tu familia. Es cuestión de que no se acaba nunca. El que diga que el 7 no descansa, miente.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¿No has desertado nunca ni de una simple nochevieja? Pues debes de ser el único. Aquí hay más conservadores de lo que parece. Uyuyu-yuyuiiii!!! JAJAJAJA.

1:03 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me apunto. El 7 es un alivio. Que conste que, antes de leer la columna, yo ya había pedido en casa un fin de fiesta más próximo. Podría ser un paso previo. No me atrevía a pedir directamente el fin de estas fiestas obligadas tan pelmas, porque no soy tan valiente como el Nagore. ¿Para que porras queremos a los Reyes? Los regalos los ha traído ya el Olentzero (en las casas de los pijos, Papa Noel)y la verdad, los Reyes Magos están totalmente out. ¡Ya he comido y cenado un montón de veces con los mismos con los que como y ceno cada fin de semana, pero con mucho más gasto! ¡Ya no sé qué más contar!SOCORROOOOOOOOOOOO
Gracias por escribir lo que los demás sólo nos atrevemos a pensar

4:45 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

anónimo de las 1:03: y el día 1 voy a misa, como Dios manda.

10:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues yo pediría a los Reyes Magos para el 2011 que a todos aquellos a los que no les gusta la Navidad sean valientes y se piren el año que viene a otra parte. Lo de las obligaciones son excusas baratas para todos aquellos que no quieren más que llamar la atención y sentirse "no vulgares" en unos días tan "entrañablemente
vulgares".

1:31 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Je je, ánonimo último: pues te vas a tener que joder, nos pensamos "de" quedar las próximas navidades y los sanfermines y lo que haga falta. Anda y que no, con el tío, que no aguanta unos picores.

2:12 p. m.  
Anonymous Güiki said...

Joder... no se os puede dejar solos.

Por cierto anónimo, a los pijos del peneuve no les trae los euskogadgets el Olentzero? El mundo está perdido... quo vadis???

4:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home