07 mayo 2011

Mucho

Estoy aquí, en casa, esperando una llamada que me diga si realmente Fernando está muerto, y se ha detenido todo, y no sé ni qué hacer ni qué escribir ni qué pensar ni adónde ir ni nada, más que rezar, yo, que no creo en un dios y que no rezo porque me parece un insulto a los que creen y rezan, y que a ratos me da la sensación de que ya he tenido más que suficiente para mi tamaño, que el cabrón que tira los dados se podía ir a otro tapete y dejarnos en paz una década e irse al puto infierno. Porque Fernando el lunes estaba vivo, porque yo lo ví, porque aún soy un niño pequeño, pero sé que con quien estaba hablando era conmigo, apoyados en la mesa de fuera, riéndose con esa risa tan contagiosa y tan increíble que no le ha cambiado desde que nos conocimos hace 20 años y él no pasaba de ser el único hermano del chaval que se iba a casar con mi hermana mayor. Sé que no debería escribir estas cosas, lo sé perfectamente, y les pido perdón por ello, y me prometo a mi mismo que a partir de ahora escribiré siempre a las ocho de la mañana para que en mitad de la tarde no te avisen de que es posible que cualquier Fernando vaya a estar muerto después de darle un infarto con apenas 44 años y con esa puta risa tan contagiosa de buena persona que te cuenta que todas las noches está haciendo al menos una hora de bici estática para así jugar al pádel con su hermano “y ganar”. Iba a escribir otras cosas, iba a pedir disculpas a la UPyD porque ayer por error dije que su candidato había tenido una idea que en realidad era de otro partido, pero mañana será, porque ésta es demasiada realidad para mí, lo siento, lo siento de veras. No sé qué hacer, ni qué escribir, ni qué pensar, ni adónde ir, ni qué sentir. Adiós, Fernando, cuida mucho de tus chicas, cuida mucho de tus chicas…

13 Comments:

Anonymous Anónimo said...

...ni a dónde... incorrecto
...ni adónde ir... correcto

8:01 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo siento y ánimo.

9:49 a. m.  
Anonymous Eva said...

Ánimo Jorge. Un beso

9:53 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Dracias, corrector-a (hecho), anónimo y Eva.

12:56 p. m.  
Blogger Pablo said...

Gracias Jorge por escribir esto no sabiendo que escribir, ni que hacer, ni que pensar, ni que sentir. Un abrazo.

1:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sí, estimado aunque no siempre admirado Jorge, volverás a hacerlo: volverás a involucrarnos en tus irónicas alegrías y tus tiernas tristezas. Por que no puedes evitarlo y por eso te leemos; nos sobran mirones juntaletras, y escasean los escribas que alimentan su pluma con las propias vísceras.

Rezaré también al buen dios de la biomecánica por las chicas de Fernando.

1:19 p. m.  
Blogger Luisgui said...

Has hecho lo que tenías que hacer, escribir con el corazón.

Abrazos vecino. Vamos, arriba

5:10 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

gracias Pablo (recuerdos a Tom), estimado biomecánico y vecino -abrazo-.

5:45 p. m.  
Blogger Eduardo said...

Hasta pronto, Fer!!!
Estoy seguro que te las apañarás para cuidar desde allá arriba de Alicia, tus hijas y José Ignacio... que les guiarás de alguna forma para que hagan lo más bueno.
Qué pena y que vacío dejas, jodido... aunque no es díficil recordarte con una sonrisa.
Ha sido un verdadero placer compartir un trozo de esta vida contigo. Nos vemos, Fer!!!

6:22 p. m.  
Anonymous bitxo said...

Muchos besos Jorge, para toda la familia, tu hermana, y todo el que lo necesite...lo siento mucho.

12:32 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

se los doy de tu parte, Vir. Nos debemos una comida antes del verano ¡eh!
besos.

1:18 p. m.  
Anonymous Shoogle said...

Abrazos y ánimo

11:05 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

muchas gracias Shoogle, un placer tenerte por aquí.

11:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home