09 septiembre 2011

Cacatúas


En mi pueblo te ortigas. Si no sales de casa, no, pero si no sales de casa hay un montón de peligros, no en concreto en mi casa del pueblo, sino en las casas: vamos, en quedarte mirando a la pared, por si se mueve. Si sales de casa los peligros se multiplican, es una obviedad estúpida. Por eso en mi pueblo cuando queremos ir al pozo, que está lejos, como buen pozo que se precie, para no ortigarnos tenemos dos opciones: o llevamos la toalla cruzada en las piernas, con grave riesgo de engancharte en las zarzas e irte barranco abajo y también con muchas opciones de que no llegue a casa ni la mitad de la toalla, o contenemos la respiración. A veces funciona. Hay que tener unos pulmones de aupa, pero como somos hijos de río y buceamos, pues no nos quejamos de pulmones. Así me he pegado todo el santo verano, que por cierto ya ha acabado porque los niños han vuelto al cole y ése es el único calendario: conteniendo la respiración para no ortigarme. Y eso que no he ido al pozo ni una vez, pero sí que he leído la prensa y visto la tele y oído la radio como al que todo le afecta como el roce de una mariposa. Por tanto, no he seguido desde un punto de vista emocional –que sí visual- el culebrón del Gayarre, que lo debió de escribir Ionesco en su lecho de muerte y algún pariente de Maya pasaba por allá y se lo regaló como quien regala algo valioso: ahí tienes, del genio del teatro del absurdo, ¡cacatúas, cacatúas, qué cascadas de cagadas!, que famosas hizo en La cantante calva. No sabemos quién es La cantante calva, como no sabíamos quién era Maya hasta que le dieron la opción de demostrarlo. Ya lo ha hecho. Todos cometemos errores, a veces gordos, pero siempre hay tiempo de intentar rectificar. Si no te canta una voz externa que te dirige, claro. Cuidao con las ortigas.

14 Comments:

Blogger P said...

Si no transcribo mal, que seguro que sí, ha dicho que el candidato no es de fiar porque criticó los pactos de gobierno, los de la legislatura anterior.
O sea, un manifiesto delito de libertad de expresión por el que pasas a ser no fiable en cuanto que llevas la contraria. Agárrate chatín, que estamos en las listas negras. Lo de los derechos fundamentales de la constitución, las libertades y tal y tal, lo dejamos para otro equipo de gobierno.
Y los demás grupos políticos guardando silencio, como si todo esto fuera lo más natural del mundo, en lugar de hacerle una moción de censura y revocarlo del cargo ya, porque alguien con ese talante democrático "no es de fiar".

12:31 a. m.  
Blogger P said...

Por otra parte, no estaría de más que el señor Muñoz aclarara que no debe su nombramiento al auténtico maltrato perpetrado contra Asín. Más que nada por un poco de dignidad.

(Del lat. dignĭtas, -ātis).

1. f. Cualidad de digno.

2. f. Excelencia, realce.

3. f. Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse.

4. f. Cargo o empleo honorífico y de autoridad.

5. f. En las catedrales y colegiatas, prebenda que corresponde a un oficio honorífico y preeminente, como el deanato, el arcedianato, etc.

6. f. Persona que posee una de estas prebendas. U. t. c. m.

7. f. Prebenda del arzobispo u obispo. Las rentas de la dignidad.

8. f. En las órdenes militares de caballería, cargo de maestre, trece, comendador mayor, clavero, etc.

12:38 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Ayer caíme de la amoto, agradezco de corazón al taxista, a todos los que se bajaron prontamente de sus vehículos y a los sanitarios de una ambulancia de cruz roja que se cruzo en medio de la acera para asistirme (cosa que al final no hizo falta). Viene a cuento porque el taxista (que me siguio durante poco más o menos un kilómetro para asegurarse de que estaba bien), me invitó a denunciar al Ayuntamiento y su alcalde como responsable último, pues no es de recibo que a las 21:45 de la noche siga una mancha de aceite (que no vi a tiempo) desde media tarde en plena calle Conde de Oliveto. En caliente nada, hoy parezco el cojo mantecas: lo menos que te puede pasar si te cae encima una amoto de 300 kg es que se te espachurre un poco un pie.
Todo este no es para dar pena, es para que el energúmeno del alcalde con apellido de abeja deje de tocar los mismísimos con cacicadas y se ponga las pilas.
Salud

10:45 a. m.  
Blogger P said...

Ay Txan: la de retorcijones que llevo por las jodidas baldosas rotas y/o sueltas, que como por mi acera no pasó la campaña de las aceras de oro, pues damos gracias de que no nos la dejen hecha un fangal y tengamos que poner tablones para salir del portal. Denuncia, que tienes razón.

1:29 p. m.  
Blogger P said...

Darling: esto va por tí, que discrepo en algo que dices, que no estás tan informado como te crees. El verano se ha acabau, no porque los odiosos niños vuelvan al cole, sino porque lo anunció Ana Obregón el 30 de agosto, como la bióloga anunció en mayo que empezaba el verano. Un respeto a las fuentes.
Y ahora la publicidad.

1:35 p. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Yupiiiiii Has vuelto!!!!!!!!!!!!
Ahora paso a leerte.

1:35 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Si en la denuncia el juez me concediera en vez de la razón o dinero, sensatez para el gobernante. Ya estaba puesta. Para el resto no merece la pena.
Salud.
P.D. Qué se te mejoren las aceras, que si no os ha tocado en la última campaña...

1:46 p. m.  
Blogger P said...

Viejo.- Me aburro mucho.
Vieja.- Estabas más alegre cuando mirabas el agua... Para distraernos, finge como la otra noche.
Viejo.- Finge tú, es tu turno.
Vieja.- Es tu turno.
Viejo.- Tu turno.
Vieja.- Tu turno.
Viejo.- Tu turno.
Vieja.- Tu turno.
Viejo.- Bebe tu té, Semíramis.
(No hay té, evidentemente).
Las sillas. Eugene Ionesco.

1:55 p. m.  
Blogger P said...

Vieja.- Tienes mucho talento. Si hubieras tenido un poco de ambición en la vida habrías podido ser un rey jefe, un periodista jefe, un comediante jefe, un mariscal jefe... Todo eso en el agujero... en el gran agujero negro... En el agujero negro, te digo.
La sillas. E. Ionesco.

1:58 p. m.  
Blogger P said...

El joven.-Perdón, ¿señora o señorita?
La joven.- Señor, no tengo el honor de conocerlo.
El joven.- Tampoco yo la conozco.
La joven.- Por lo tanto, no nos conocemos ni el uno ni el otro.
El joven.- Justamente. Coincidimos en una cosa. Existe, por lo tanto, entre nosotros un terreno de acuerdo en el que podríamos construir el edificio de nuestro porvenir.
La joven.- Me importa un rábano, señor.
El joven.- ¡Oh, querida, la adoro!
La joven.- ¡Yo también, querido!
El joven.- Querida, la acompaño. Nos casaremos inmediatamente.
.....
El anunciador.- Sube a la tarima. No, baja. Una niña le ofrece un ramillete de flores... ¿Qué va a hacer él? Coge las flores. Besa a la niña... y le dice: "Hija mía".
Admiradores.- Besa a la niña y le dice: "Hija mía".
Anunciador.- Le da el erizo. La niña llora... ¡Viva el maestro!
El maestro. E. Ionesco.

2:17 p. m.  
Blogger P said...

Gracias Txan: Estamos haciendo acopio de tablones.

2:19 p. m.  
Blogger P said...

Profesor.- Usted tiene, pues, diez dedos.
Alumna.- Sí, señor.
Profesor.- ¿Cuántos tendría si tuviese cinco?
Alumna.- Diez, señor.
Profesor.- ¡No es así!
Alumna.- Sí señor.
Profesor.- ¡Le digo que no!
Alumna.- Usted acaba de decirme que tengo diez.
Profesor.- ¿Le he dicho también, inmediatamente después, que tenía usted cinco!
Alumna.- ¡Pero no tengo cinco, tengo diez!
.....
Profesor.- Es así, señorita. Eso no se explica. Eso se comprende mediante un razonamiento matemático interior. O se tiene o no se tiene.
Alumna.- ¡Vaya por Dios!
La lección. E. Ionesco.

2:46 p. m.  
Blogger P said...

Darlinbg: Perdón por abusar de esta manera de tu blog. Gracias.

3:06 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

mientras solo sea del blog, jaja -es broma, mujé-.

7:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home