14 septiembre 2011

Confieso que


Me voy a tener que ir a confesar, con lo mal que lo pasé la primera vez. Ufff, será doloroso. Para el cura, claro, porque no me confieso desde el 81. Ahí ha llovido, ahí. Además entonces funcionaba la cita previa, que por el mismo precio me comulgaron. Y no tuve que andar entrando a hurtadillas: aquí, de confesar, ¿a qué hora sería y quién? Que lo mismo voy y funciona aquello con monedas, qué sé. Es que de confesarme ha de ser así, como si me caso, que pa casarme por el gaztetxe, pues no me caso. Y tengo que confesarme sí o sí, de esas pocas ocasiones que lo ves taaaaan claro. Es un tema muy gordo, por contrarrestar. Estaba comiendo ayer y apareció el Señor Cangrejo y no sé dónde andaría el mando –el remoto, que dice mi primo Daniel, que es de Burlada y nunca ha estado en Quito aunque por cómo dice mando lo parezca- y para cuando quise darle al mute el mal ya estaba hecho. Había hablado. Otros días se me corta la digestión, que la tengo lenta y me ha dicho la médica que coma en silencio total, como un budista. Pero ayer no. Y no solo eso. Y aquí viene el pecado: estuve de acuerdo al 100% con lo que dijo. Entonces me palpé todo el cuerpo, bueno, la zona más cercana, en realidad. Para ver si estaba allí. Estaba, yo. Dijo que “en un gobierno de coalición es clave la confianza y Barcina la ha quebrado y lo ha puesto en crisis”. Esto es cierto, aunque se podría apostillar que con semejante plantel en crisis iba a estar siempre, pero el enunciado entero es correcto. Porque la actuación de Barcina estos últimos días es dantesca, infame, vergonzosa, de la que lo quiere todo y lo quiere ya. Eso nos puede pasar, claro, pero ella además es que lo busca, lo alimenta. Estamos en manos de una pirata. ¿Alguien lleva monedas de euro, que esto no pilla billetes? ¿Mi billeteeeee?

5 Comments:

Blogger koldaz said...

Su recibo... gracias.

8:09 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

tenemos, tenemos, Kol, a ver si se despeja la niebla laboral en 10 días y vemos el Saioa, ¿oka?

8:42 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Lo cojonudo es que tras sodomizarlo y ponerle los cuernos, dice que el pacto no peligra, es decir, sonrie. O es gay, politicamente hablando -su vida privada es suya-, o se cachondea del público.
Salud.

9:47 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Pues... sinceramente... no sé si es motivo de confesión, pero conservar algún interés por el sr. Cangrejo y por su jefa, la Cangreja señal, tiene mérito, así que habría que darte más un aplauso que una absolución.

10:19 a. m.  
Blogger Joseba said...

Txandríos es más listo que el aire, al Cangrejo lo ha sodomizado la Langosta. Se habrá convertido en Cara- Cola?

5:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home