10 septiembre 2011

Tit Opi c 24


Jorge, has pasado de adorar a Bob Dylan a creerte Bob Dylan. Espero que no te paguen la columna de hoy. Firma: Jaime. ¿Dónde? Ayer, en la edición digital de este periódico, debajo de la columna de ayer que escribí el jueves -. Punto 1º, Jaime: yo soy un poco –muy poco- menos flaco que Bob Dylan, jaja. 2º: es de la edad de mi padre –en concreto, nació un día más tarde. Dylan se quedó con los restos del talento de mi padre-. 3º: adorar es un verbo pequeño. 4º: esa columna sobre la que tú escribiste ese comentario que aparecía en la web y cuyo título era Tit Opi c 24 y que el texto era un permanente xyzyyy hwysssss huwwwww yssss no la escribí yo. No tengo tanto talento, soy periodista deportivo. Creo que la escribió el programa informático del periódico, que hace unos textos si-de-ra-les. La columna mía –la mala, la que salía en papel (el papel es una cosa que está hecha de pasta, que se usa para algunas cosas de la antigüedad y blá blá)- la pusieron unas horas más tarde, tras una llamada furibunda de mi abuela, que estaba enfadada –aunque ella dice: ¡estoy molesta, estoy molesta!-. Yo les había mandado un mail, pero al parecer el sistema informático tenía hambre. Preferiría mil veces que me pagasen a mi por lo que cobra el que instaló el sistema informático que lo que me pagan en realidad por las columnas malas que salen en el papel. Con la diferencia, la prorratearía entre los compañeros-as del periódico y nos iríamos al Don Carlos hasta que el grifo de cerveza estuviese tan seco como tu cerebro –como no firmas más que Jaime puedo resultar así de faltón: es por estar empatados, ya sabes, que las relaciones no sean descompensadas-. 5º: abandona eso que consumes. Rápido. 6º: no te creas todo lo que sale en la prensa, aunque sea digital. Tuyo siempre. Sobre el papel.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¿Tan mal te sentó ese comentario de Jaime? Si es tal y como lo pones no deja ser una broma blanca nada faltona.

11:10 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

¡Qué me va a sentar mal, no te creas todo lo que lees en la prensa! fue una excusa como otra cualquiera para hablar de que ante la posibilidad de que el comentario lo hubiera hecho alguien en serio se lo hiciese mirar -sea Jaime si se llama Jaime o sea quien sea-: uno puede estar un poco tarao, pero tanto como para enviar una columna entera llena de consonantes... Y también, de paso, para hablar del concepto 'el anónimo' que tiene vía libre en los mediios digitales para practicamente poner lo que le venga en gana -como lo tengo yo- con la diferencia de que yo tengo nombre y apellidos y los anónimos no. Creo que tb si explicas un chiste pierde la gracia, pero ya que has pedido que te lo explique,k te lo explico. Y tb es una crítica directa a los medis -incluyendo en el que escribo- que para favorecer eso de la participación abren puertas que en ocasiones -no era el caso de Jaime, era muy educado (si se llama Jaime, que igual se llama Rebeca, yo qué sé!!!)- son cruzadas por personas con muy mala leche. Esto que hago yo no es periodismo, esto de las columnas, y me gusta mucho que quien quiera participe, en el blog o en la web, pero creo que en las webs por decirlo así oficiales tendría que haber más control, porque las noticias las escriben personas y en las noticias se habla de personas, no de anónimos. Y aquí o jugamos todos o ninguno. Y nos hemos acostubrado todos a este sistema y quizá ya no haya vuelta atrás, pero una cosa es que algo ya no me sorprenda y otra que no me incomode -no personalmente- que esta profesión -o parte- se haya convertido en un espectáculo para que cada uno suelte su zurullo -o su maravilla- pero sin dar la cara. Como ves, había motivos. Jaime es una simple excusa y a mi no me molesta casi nada que viene de un anónimo, precisamente por eso, porque es un anónimo, como tú. Si le pongo nombre y apelidos entonces estamos a la par y podemos discutir, entendermos y enfadarnos. Hasta entonces, un juego tonto aunque me sirva para hacer una columna a priori tonta. Un abrazo, Rebeca, jaja.

12:31 p. m.  
Blogger P said...

Darling: Anoche no quise escribir porque el soporífero me estaba haciendo efecto y es cuando más deliro con ayuda externa. El resto es natural. Es cierto, tienes razón. Los anónimos cabrean, a mí siempre me lo reprochas. Otra cosa es que yo fuera, in hilo de seda témpore, más conocida por mi nombre artrístético que por el real, por el me conocen cuatro, tres que uno ya se ha ido al otro lado. Ya sabes que si alguno nos pasamos somos localizables por la IP, aunque sea la de una cafetería WIFI, anda que no hay cámaras. Si viajara probaría a mandar un comentario desde un café de Tombuctú, a ver qué pasaba, pero ya no viajo, quiero decir me traslado de un lugar a otro del mundo. A lo que iba, darling, le has dado demasiada importancia, y eso que no leí el comentario, que yo leo el papel. No sé lo que dijo el tal, ni quiero, pero que si entras al trapo con todos nosotros no vas a salir de esa espiral. Y esto te lo digo porque te quiero, aunque no quieras que te quiera. ¡Hala!

8:10 p. m.  
Blogger El Vizcayno said...

Échale un ojo. Todavía conservan un artículo idéntico, aunque sin comentarios, en Diario de Noticias:

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/10/06/opinion/columnistas/a-la-contra/tit-opi-c-24

Esto de Google es la leche, aunque me parece curioso que les hayas mandado el mismo artículo dos veces y que el tal Jaime no haya hecho ningún comentario al respecto.

9:23 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

P: hay días que me preocupas, pese a ser anónima. ¿Te has leído mi comentario anterior al tuyo? Haz favor de leerlo, para que te olvides de eso de 'la importancia'. El tal Jaime dijo solo lo que puse yo en la columna. Por mi como si se quiere cagar en mis huesos. el problema no es ése. A ver si me explico: Jaime, el dichoso Jaime, es solamente una excusa. Pues eso, que te mejores de lo tuyo, jeje -por lo del soporífero-. No me cabrean los anonimos, me da pena que sin poner nombres no se establece una relación sana. No sé buscar IPs ni pienso, vamos, lo que me faltaba. este es un blog para cuatro amigos. Y saber cuánto dura, que la cosa está muy malita en cuanto a contenidos abiertos. Y, para finalizar, si contestara a cada uno no viviría- Y te puedo asegurar que lo hago y no pienso cambiarlo. Te contesto a ti porque no sé por qué hasta te he cogido un poco de cariño, algo que ni siquiera me explico yo, jaja.
hala, hala, circula, circula.
Vizcayno: gracias, pero de ésas ha habido decenas -yo soy de papel, mientras en papel salga, me da igual-. En esta avisé porque me avisaron y el tal Jaime me sirvió para hablar de algo que no era el tal jaime, que le estoy cogiendo un paquete de la hostia. ¿Ves a que llega uno, a coger manía a un anónimo? un abrazo, majo.

2:26 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

P'a leer: http://www.publico.es/ciencias/395656/las-redes-sociales-no-quieren-anonimos.
Creo que hay mucho que discutir...
Salud

9:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home