15 septiembre 2011

La orilla


Quise darle un toque étnico al barco a través de las telas y por eso algunas de las camas están decoradas con pareos africanos, que se usan como colchas. Yo, como se dice ahora, soy muy fan –horró- del Impuesto del Patrimonio. Si el impuesto ése sirve para que a la autora de esa frase, Lina Botero, hijo del Botero ése que coge unas piedras negras y las engorda, no le alcance para telas y se deprima porque sin toque étnico es obvio que no se puede vivir y se le olvide despertarse –y darle un codazo al patrón del barco y decirle ¡eh, tú, a currar, que la mañana estará despuntando!- y entonces el barco vaya directo contra la playa y se estampe y acaben las piedras sobre la arena y la Lina encima para darle un toque étnico, soy muy fan, pero total. Entregado, vamos. Anda que no, la tía, anda y que no, el arte que hace falta para soltar eso, en el Hola –es lo único que he leído en verano, el Hola, los tengo subrayaos de arriba abajo y toda la pared llenita de recortes con chinchetas. Una mina. Entre eso y El Maestro me sobra, hasta el fin del mundo- y que luego haya voces por ahí que digan que “reinstaurar el Impuesto del Patrimonio es una decisión populista”. Es que el pueblo semos así de básicos: danos una poca de populismo, un poco de Hola y a la Obregón y la Lina arreándose codazos con el culo en pompa para inaugurar el verano y nos hacemos y ya no damos un triste problema. Un más de fútbol, fiestas patronales de nueve días en pueblos de 3.000 habitantes –Un lugar llamado Milagro- y nos ponemos a producir patrimonio para otros de los 22 a los 67 como morsas. Ni eso son capaces de ver los políticos, como Miranda, que ha dicho que hará lo que hagan los demás. En fin, que menudo capitán de barco. Confiaremos, como siempre, en la tripulación. Y en su talento. Populista. Ja.

4 Comments:

Blogger P said...

Ay, darling, le he leído al prejubilado lo del toque hérnico y no ha entendido más allá de la L3 y la L4 y ha dicho que si en las correrías de los pueblos se la iba a arreglar la Obregón.
Y qué más da si ya no hay un chavo. Con populismo o sin, vamos a comer castañas pilongas, que ya están empezando a caer. Si al menos dieran en alguna testa, igual la espabilaban.

12:21 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Populista: Hacer un TAV que cuesta un riñón y no vale para nada, hacer un museo de unas fiestas que son en la CALLE. Y vender todo esto como lo que necesita el pueblo. Para todo lo demás Visa Mastercard.
Salud

9:14 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Miranda no va a recuperar el impuesto, a pesar de que dijo lo contrario hace unas semanas. Otro politicastro vulgar y oportunista.

Orundelico

11:38 a. m.  
Anonymous hortelano said...

También será populista entonces acabar con las huertas de Aranzadi para hacer un "centro de interpretación de las huertas", lógico; el hormigón no huele a campo, dónde vamos a parar.

4:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home