29 octubre 2011

Buen menú


Siendo tan lamentable que no merece ni la pena referirse al postre –aunque leer lo que dijo Bakartxo Ruiz certifica que políticamente sigue habiendo mentes en ruinas-, centrémonos en el primer plato, que los chinos durante años oí yo que solo comían un plato de arroz al día y con eso tiraban, mal, pero tiraban. Un plato de arroz. El jueves cené con alguien que sabe de qué va el tema éste de las cocinas de los hospitales y mientras nos meábamos de la risa y la indignación aunque sin obviar que haya cosas que cambiar, aprovechamos también para reírnos amén de mearnos. Él preparó el menú imaginario que quizá nazca de la privatización –aunque ahora le llaman externalización, cualquier día a dar por culo empezamos a leer que le dicen internalización- y esto que sigue es tan verídico como lo bien que cenamos: de primero, Omeprazol en juliana, seguido de destellos de sorbete de suero, lámina de filete de gallo al Grand Manier, sopaboba, marisco en foto, olor a carne y, de postre, copago. Luego terminamos de cenar, continuamos oyendo batallas de los más de 10 que estábamos sobre otros frentes tan o más indignantes relativos a empresas públicas, a proyectos medio paralizados con financiación pública y rendimiento privado, referencias reales a excargos públicos que dejan la primera línea y siguen pero en segunda –enternecedor ver a Juan Ramón Rábade, ex Director de Interior y de Salud (la Salud es que siempre se refiere al Interior, a lo internalizado), como director del Hospital de Tudela en la tele defendiendo la externalización y ‘lo efectiva que es’ (sí, como las metralletas)- y todo eso en medio de carcajadas de doler la tripa y luego ya nos pusimos a hablar de lo importante: de mujeres y de hombres. Y así se cobija uno de tanta tormenta y qué suerte tenemos, todavía.

1 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Cuando externalizaran la política?.
salud

12:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home