28 octubre 2011

Salvaje


A los políticos les subiría el sueldo, al menos hasta situarse a mi altura, un quinto sin ascensor. Esto sé que igual no es muy popular, pero lo haría. Por supuesto, no a la gran mayoría de los actuales. A mi un Consejero de Educación que se pueda permitir el lujo de llevar a su prole a un colegio privado y caro me parece una decisión cuestionable, mucho, desde un punto de vista público, pero jamás desde un plano personal. Iribas creo que gana poco para la responsabilidad que tiene. Bueno, la frase anterior es un error. Quería decir: un Consejero de Educación. Iribas gana demasiado. Esto siempre teniendo en cuenta que mientras no le demos fuego al sistema de sectas –joder cómo estoy, quería decir de partidos- es el único que tenemos y que al poder de la clase que sea siempre le interesa gente medio pagada. ¿Qué 60.000 euros es mucho? Eso ya opinaremos, pero tendría que haber unas condiciones, claro. En primer lugar, los Fermines Alonsos, Sayases, Eceolazas, Chivites, Maiorgas y demás, un mínimo de 10 años previos en el mercado laboral. Luego, un examen, serio, muy serio: de capacidades de toda clase. Si nos follamos 102 plazas de nivel E y somos capaces de hacerlo pese a lamentar las “situaciones personales” –Señora Lobo dixit- a qué no lamentar que estos tengan que meter codos un año como los del nivel E para ver si pueden ser dignos del Nivel A Superior para un mínimo de cuatro años. El examen ya lo miraríamos entre gente de los distintos gremios, que nos quedaría muy mosaico pero fardón. Esto lo digo muy en serio. No hay nada más inútil que un parlamentario que cobra 20.000 euros –ya, el 50% no llegamos a eso, pero resulta que de su voto depende que nuestros hijos se eduquen así u asá, o que la comida del Hospital nos la haga éste o aquel: son temas importantes- y por la tarde está a sus cositas y a la mañana en Twitter. Profesionalización total, exámenes y revisiones, objetivos, evaluaciones y el 90% de los actuales a buscarse la vida. Esto nunca saldrá adelante, pero yo les subía el sueldo ya. Para muchos, llegar al quinto sin ascensor sería un ochomil imposible. Y a mi encanta el Himalaya. Salvaje y bello, pero con unas putas normas. Éticas.


pd: en la imagen, Ueli Steck habla con Horia Colibasanu en una foto tomada por Simon Anthamatten en el intento de rescate de Iñaki Ochoa de Olza. Ueli y Simon perdieron un año de entrenamiento de Nivel A Superior por ir a buscar a un semidesconocido.


12 Comments:

Anonymous Eva said...

Ayer mis hijos se quedaron en casa. El mayor, que tiene tantas profesoras como años (7), cuando debería tener solamente 3, lleva dos semanas sin recibir dos asignaturas porque 2 de ellas están de baja o vacaciones (una se casó, repartió las invitaciones en junio, no se podía prever que iba a faltar). También se han quedado sin kanpaldi y el ordenador de clase petó y alguien se lo llevó. Cuando van a la sala de ordenadores (8 equipos para un colegio de 380 alumnos) es una fiesta similar a cuando les dan helado en el comedor. Tampoco tienen biblioteca, para qué si leer es malo, malísimo para la clase política (que leamos los demás, claro).
Pero todo esto qué le importa al señor Iribas. Nada de nada. Mejor para él. Sus hijos y los del resto de los componentes del gobierno e incluso de la oposición, van a un colegio concertado cuando no privado (prefiero a estos, al menos se lo pagan solitos), como fueron sus padres, que han llegado a ser "élite" porque se criaron dentro de este sistema endogámico de colegios y clubes privados que les interesa perpetuar para que sus hijos, cuando sean mayores, sigan gozando de privilegios mientras los míos patalean como hace su madre. El dilema, ¿seguimos así o claudicamos y buscamos plaza en un concertado? (si nos dejan entrar, claro, no tenemos el punto de antiguos alumnos).
Ufffff
Saludicos

9:08 a. m.  
Anonymous esperanza said...

jajajjajaaj
Muy bueno Jorge.
Yo siempre he dicho que a los funcionarios les duplicaba el sueldo mañana mismo, pero les quitaba a la vez el privilegio de inmunidad laboral, lo cual les obligaría a currar.
Ahorraríamos mucho dinero...

9:23 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno Forges. En la edición digital del Noticias sale un texto más curioso y elaborado, pero vaya. En cuanto al asunto de los recortes en Educación cabría plantearse que si la crisis fuera de quiebra técnica nos tocaría jodernos y agarrarnos los machos, pero lo que resulta inconcebible es que la "privada" y la "concertada" no están sufriendo los recortes y pagamos con dinero de todos y todas la educación de quienes más tienen. Mientras tanto se despilfarran millonadas en las imbecilidades que ya sabemos (Aeropuerto, Los Arcos, Reyno Arena, AVE..). Con ese dinero se podría tener la mejor educación y sanidad de Europa, las mejores guarderías, la mejor atención a la dependencia, la más solidaria atención a la exclusión... y además se generarían muchos más empleos en estos sectores. La conclusión es perversa: se trata de perpetuar un sistema de élites bien formada y mantener una clase media pésimamente educada que se traducirá en mano de obra barata, adocenada y abundante (para que no se queje y sepa que puede ser sustituída). Saludos. Santi.

9:41 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Buenísimo. Ya estoy harto de Alonsos y Sayas en concreto. Gentuza de medio pelo que como ellos sólo leen el Pravda de Navarra, piensan que los demás somos tan ignorantes como ellos: "No sé qué pueden saber Pilar Bardem o Miguel Ríos sobre el Gayarre", pues que la gente se informa capullín o "lo verdaderamente demócrata es cumplir las normas" sí, como tu jefe Maya que no las acata y recurre a "mañuetadas". Bienvenido al club de los perroflautas indignados. ¡Qué no son la solución, que son el problema! ellos y el sistema al cual nos encadenan cual perpetua condena.
Salud

10:52 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

¿Por qué llevo a mis hijos a un colegio concertado? La respuesta inmediata, pero errónea, es porque me lo puedo permitir. Y es verdad, me lo puedo permitir porque a pesar de mis ingresos, que no son altos (¡soy periodista!) altero el orden de mis prioridades: 80 euros más los 200 del comedor, por los dos niños, me llega. Pero esa no es la razón.

La razón es porque el colegio público que me tocaba NO me gustaba. Y voy a atreverme a decir la principal razón: (y me arriesgo a ser tachada de todo).

Cuando estaba decidiendo dónde llevar a mis niños, me llegó una carta de la Apyma del colegio: la rama de euskera. Eran los activos, los más numerosos de niños españoles o de origen español. Yo no quiero que mis hijos se escolaricen en euskera. No es mi lengua. De mis cuatro abuelos, mi abuela la hablaba pero no la trasmitió a sus hijos. De los ocho abuelos de mis hijos (seis navarros y dos castellanos), sólo mi abuela la hablaba. El euskera no es mi lengua. Será la de mi tierra, pero no es la mía.

En el colegio público que me tocaba la rama castellana estaba integrada por inmigrantes y gitanos. Es muy respetable, pero mis hijos no son lo uno ni lo otro, y su realidad es muy diferente.

A mí me hubiera gustado enviar a mis hijos a un colegio laico, público y competitivo. No existe. Me tuve que conformar con un colegio religioso, concertado y espero que competitivo. Así que si alguien tiene que estar enfadada con la escuela pública soy yo. Porque no me ofrece lo que quiero.

Y no quería polideportivos (al monte les llevo yo), ni grandes bibliotecas (uno de mis pocos vicios es comprar libros), ni ordenadores (son solo máquinas), ni inglés de Oxford (¡y luego ven las pelis traducidas!), ni cinco profesores por cada cuatro alumnos.

11:19 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Y por cierto, mi vecina lo solucionó: su hijo va al colegio público que le corresponde a... ¡su abuela! Tiene a su hijo censado en casa de su madre.

Así que sí, es verdad, podía haber hecho trampas pero entonces mis hijos se hubieran encontrado con niños y niñas que tienen un barrio en común, que no es el suyo. Y eso, pues tampoco. En el cole concertado todos son de muchos barrios.

12:20 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Soyamaiur, tienes toda la razón. Salvo que la culpa ya sabes quien la tiene: quien DESMONTA lo público en favor de su ideología.
Salud

1:41 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Soyamaiur, tienes toda la razón. Salvo que la culpa ya sabes quien la tiene: quien DESMONTA lo público en favor de su ideología.
Salud

1:41 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

eva-esperanza-txandrios (¡he leido que un personaje de la ult novela de Sánches Ostiz se llama Chandríos, jaja!)-amaia: qué gusto da.
abrazos.

5:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Soyamaiur:¿realidades diferentes? Un rumano tendrá una cultura diferente, pero no una realidad diferente a la de tus hijos. Es mi humilde opinión. Yo tengo dos hijas. Van a instituto. Público. Antes fueron a colegio, público tb.
Me preocupa con quién van a clase, claro, pero me cuestiono otro tipo de cosas. No su lugar de procedencia. Si su cultura es distinta, ellas verán si tienen pocas cosas en común y si se tienen que apartar o acercar. Creo que todos entramos en el mismo bombo a la hora de ser mejores o peores: navarros, rumanos, peruanos..
Tb te digo que van por la rama de euskera. Por 2 motivos fundamentalmente:además de educarlas en la pluralidad de razas y en el respeto, tb quiero que conozcan la cultura de su tierra:ni mejor ni peor que otras.Pero es la suya. 2ª razón. No sé qué estudiarán, pero en el campo laboral creo que tb les puede ser de utilidad.
En los centros públicos tienes las dos opciones:euskera y castellano.Pero no existe el modelo de castellano con sólo navarros.

7:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Iribas lleva a sus hijos al cole Británico? Porque es el único privado, todos los demás son concertados o públicos.
Al último anónimo: hay una pequeña diferencia entre querer una rama de castellano con todo navarros o una donde tu hijo no sea el único navarro. Y las vivencias sí son diferentes. En algunos casos diametralmente opuestas, lamentablemente para esos niños inmigrantes. Que la cultura sea diferente es lo de menos, porque la cultura la están aprendiendo en ese momento, así que se van a educar en una cultura muy parecida.

10:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Las vivencias son diferentes pq nosotros hacemos que ellos sean diferentes desde que empiezan en el colegio.
No se van a educar en la misma cultura. A un árabe, en su casa le inculcarán el modo de vida suyo. Es obvio que nada tenemos en común con sus costumbres y tradiciones y modo de vivir, pero, aunque sea una utopía, sería bonito poder convivir todos juntos como iguales.
Se me ocurre que una solución sería meter a todos los inmigrantes en un barracón-colegio, a las afueras, claro, y todos tan contentos.

10:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home