26 octubre 2011

Sonrisa


Soy pésimo escribiendo títulos, por falta de talento y porque creo que -algunas veces- lo que empieza mal puede acabar bien. Si por mi fuera, les he dicho más de una vez que no titularía los textos y si no tuviera ego ni siquiera los firmaría y me bastaría con que unas pocas personas supieran que esas bobadas las hago yo. Pero dicen que el mundo no va así. En cambio, tengo un título de los miles que he puesto desde hace 20 años que nunca se me ha olvidado y que no olvidaré jamás y no me pregunten por qué no recuerdo otro tanto, intuyo que por algo parecido a eso que canta El Maestro de que hay gente que no olvidas aunque la hayas visto solo una o dos veces. Ese título es De entre la niebla, Chente. Es haberlo escrito y les juro que me pongo a mil, porque recuerdo perfectamente cómo fue aquella etapa, cómo había sido la carrera deportiva de Chente hasta aquella tarde de septiembre de 1997, qué vacío estaba el mundo y nuestros enfermos corazones en la temporada de 1997 con Osasuna en Segunda e Induráin recién retirado y qué niebla tan espesa cubría ese día El Naranco hasta de que entre ella salieron los dientes de Chente para adjudicarse la etapa de la Vuelta a España, algo que no había logrado un solo ciclista navarro desde hacía 31 años. Le estoy viendo en la rampa final con la cámara fija de meta sonreír de felicidad y la siento ahora mismo, como la siento al ver en casa una VHS grabada de su victoria de etapa en el Tour y cómo dejó a Nicolas Jalabert y Pascal Hervé y como grité de rabia en un bar de Estella el día que Nardello le ganó por medio tubular y aquel día que se empanó ante Juanmi Mercado o aquel Mundial de 1998 en el que fue jefe de filas y acabó el 13º. Veo todo eso, pero sobre todo esa sonrisa, que nos sacó de la niebla cuando más falta nos hacía.

4 Comments:

Blogger Luisgui said...

Clap, clap, clap. Es que él es un grande

1:48 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Grande entre los grandes y humilde. Tan importante como la grandeza.
Salud

9:08 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Si yo fuera CHENTE, enmarcaría tu columna de hoy y la colocaría entre mis mejores trofeos. Estoy seguro de que él lo hará, Hoy, Jorge, te ha salido una crónica deportiva de antología.

Un abrazo.

10:03 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ya lo creo. Gran cronica, como Chente.

3:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home