03 noviembre 2011

¡Vamos!


Junto con el gol de Aloisi y la escena de la pared de El clan de los irlandeses, la tercera cosa que más cachondo me pone es el pensamiento positivo. Es que oigo un ‘vamos cuadrilla’ y me embalo, noto mi cuerpo flotar, me olvido, me aíslo, fijo toda la mente –esto es fácil, en mi caso- en un punto fijo –si oigo ‘vamos cuadrilla’ el punto fijo suele ser el último amigo rezagado que no hay manera de que llegue al bar en el que hemos quedado- y a partir de ahí, miel sobre ojetes. El pensamiento positivo es que su propio nombre ya lo dice, que es tanto por separado como junto la hostia, rezuma buen rollo. Se lo leí ayer, por ejemplo, en el otro fajohojas que se edita en nuestra comunidad 13 rue del percebé –vamos, en Diario de Navarra, a qué andarse con leches- al empresario José León Taberna, de los Taberna de toda la puta vida. Hacía un diagnóstico equis de la situación, aireaba sus excelentes deseos para con los políticos de que atendieran los pilares básicos de la sociedad –educación, sanidad, bla, blá-, le metía borra al Señor Cangrejo por su proyecto de la Ciudad de la Seguridad –curioso, anda y que no hay dónde dar y daba solo ahí- y muy bonito, oye, ninguna queja. Pero lo que más me gustó, vamos, lo que me puso loco pero loco que el del bar en el que redesayuno me miró acojonao porque mi grito incluso superó los decibelios atronadores con que nos dispensa y que me río yo de The Who fue cuando decía que los errores político-económicos navarros del pasado son eso, pasado, y que responsabilidades pedir a qué, si vamos cuadrilla y voy pidiendo. Esto es de una bondad extrema, tanto que es una puta plaga, como el mejillón cebra. Así comer pan no sé si comeremos, pero el cielo y el rosco ganao lo tenemos. Vamos, michicos, remad, remad, que paga Rita. Y nosotros.

3 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Remad que tras un cabo de Hornos, nos viene otro y otro y otro y ... . Alguno como vidente es que no tiene precio.
Salud

9:51 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Hoy, colegui, te enmarco.

Estoy por colocarte en la puerta de la Ofi junto al poema de Benedetti a los jóvenes y un póster de Leonardo fumando... a ver si me queda mono.

11:09 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Caramba! Me resulta extraño ese Alzheimer selectivo que muestran algunos de nuestros próceres. Lo mismo vale para un roto (dietas de la CAN, obras faraónicas, etc) que para un descosido (las fosas de la guerra civil). A esas majaderías del señor Caverna (ups, perdón, Taberna) no deberíamos hacerles caso, como a las sandeces de Aznar. Aunque lo bueno de que las digan es que quedan perfectamente reflejados...

Orundelico

8:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home