15 diciembre 2011

Pupitres


Mi prima Kata, que nació checoslovaca y ahora es eslovaca-madrileña-aezkoana, me contó una vez que cuando en su país –lo que sea, el mismo que puso a barrer las calles a Zatopek por pedir más libertad- era comunista –lo que sea- aún no sabían lo qué era la Nocilla y ella tenía unos 6 o 8 o 13 años, en el colegio les hacían simulacros. Sonaban las sirenas y todos y todas se tenían que meter bajo de los pupitres y la profesora –o profesor- les gritaba: ¡que vienen los capitalistas! Y ella y sus colegas se morían de risa y no entendían nada o casi y se guiñaban los ojos y se sonreían o apartaban la mirada. Luego les enseñaban, sin grandes agobios, música, literatura, teatro, escultura, pintura, cinematografía, habilidades artísticas y culinarias y modales. El primer verano que vino al pueblo, para los 15 días ya hablaba castellano mejor que yo, que no es difícil. Contaba que cuando llegó a Londres por vez primera y entró en unos grandes almacenes se mareó. Lleva 16 años fuera de casa y sigue sin gastar un euro de más, por convicción, no por agarrada. Si tiene, te lo da. O se lo gasta ella en libros, discos, cines y esas cosas inútiles. Ya sé que eso de no gastar de más no va con él régimen político que te imponen en la infancia, pero supongo que de todo se aprende algo, aunque sea de lo impuesto y surrealista. También dice que lo más le impactó era que todos hablábamos a la vez en la mesa a voz en grito y que no había manera de enterarse de nada, no solo ella, sino nadie. Me he acordado de Kata porque en Navarra parece que de repente hemos descubierto todos la austeridad –Barcina, la de Pamplona 2016, la primera, claro- y, sin embargo, seguimos gritando tanto como en una gran cena en la que nadie se entera de nada. ¡Que vuelven los capitalistas! ¡Y la Navidad!

5 Comments:

Blogger Unknown said...

Si Navarra va tan bien, o eso dice la propaganda oficial (la que menos paro, la que mejor..., la primera...) ¿a qué demonios viene tanto recorte (y los que están por venir)? Lo peor es que para ellos es solo una moda, una excusa para hacer de su capa un sayo, y tener tener tener más de lo que tienen. Y pagar, pagar pagar menos de lo que pagan a los currelas. La esclavitud salía más cara!!
Firmado, Saturna.

8:48 a. m.  
Anonymous Txandios said...

Son consecuencias del sistema voraz capitalista que nos devora. Este sistema se sostiene con POCOS ricos y MUCHOS pobretones y en el primer mundo ya habíamos excesivos, digamoslo así, NO POBRES. Demasiados para las cuentas de los que no quieren repartir nada. Nos han enseñado a "depender" de los bienes de consumo que les hacen ricos. Si hasta te dicen que hace falta internés en casa para que los chavales estudien y se formen bien. Y yo sigo sin ver mucho Einstein o Marie Curie por ahí ...
Salud

9:27 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Hay mucho de todo, Txan, bueno y malo, como siempre. No hay novedades, jaja. Cambia la ropa. Ten paciencia.
abrazo.
y otro, Saturna.

11:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

"[...]Luego les enseñaban, sin grandes agobios, música, literatura, teatro, escultura, pintura...". Ésa debería ser la clave, "sin grandes agobios". Seguimos errando, basta pasear cerca de algunos centros donde se imparte inglés, danza, etc a niños bien pequeños en horario extraescolar. Las caritas de cansancio con las que salen son inequívocas. Los padres no les preparamos para que sean más libres, sino para que entren mejor en el engranaje.

Perdón por desviarme del tema. Ya has criticado muy bien esa "austeridad selectiva".

Orundelico

11:46 a. m.  
Anonymous Vientoidiota said...

No agobiarse,tómese un buen Gin con la escucha de El Maestro

http://drinkify.org/

12:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home