26 febrero 2012

50


Este año se cumplen 50 años de montones de cosas. Como todos los años, por otra parte. Por supuesto, lo más importante que pasó hace 50 años con mucha diferencia –sideral- es que el 19 de marzo de 1962 un chaval de 20 años llamado Bob Dylan sacó su primer disco, titulado, obviamente, Bob Dylan. Este hito no hay comité de expertos que lo pueda replicar, pasara lo que pasara en el planeta en 1962, en cualquier planeta y en todos juntos. No es una exageración. Es un hecho científico, al igual que el hecho de que los noruegos son mejores en la nieve y los británicos disfrazándose de mujer por la noche. En ese disco que apenas vendió 5.000 ejemplares -algo que corrobora que la sordera es muy antigua y que es mentira eso de que lo que mal empieza mal acaba- había solo dos canciones propias. Una de ellas se llama Canción para Woody, que es un homenaje precioso a Woody Guthrie, un tipo que en su guitarra escribió: esta máquina mata fascistas. La canción, científicamente, es maravillosa y tiene un verso que dice “te estoy cantando la canción, pero no puedo cantarte lo suficiente, porque no hay muchos hombres que hayan hecho lo que tú”. Este mes ha salido a la venta un disco para conmemorar los 50 años de Amnistía Internacional. Los de Amnistía saben de qué va la cosa y han hecho lo lógico: las 73 canciones del disco son de Bob Dylan. A mi me parecen pocas. Dylan solo canta en una. Las otras 72 son versiones de estrellas que rinden tributo al Sol. Una de esas versiones la canta, a sus 92 años, Pete Seeger con un coro de niños. Se llama Por siempre joven. La que canta Dylan es el himno oficial de Amnistía y la que da título al cuádruple cedé: Chimes Of Freedom (Tañidos de Libertad). Enhorabuena, Maestro, no hay nadie que haya hecho lo que tú. Ni lo habrá.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

http://www.youtube.com/watch?v=Fc38Uy-i1lA

Un saludo

Vientoidiota

7:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home