31 marzo 2012

Iguales


Ya no tengo duda, si es que alguna vez la tuve, que es de las pocas cosas en las que no tengo dudas: la izquierda abertzale –uso lo de ‘izquierda’ de la misma manera que se dice western crepuscular, copiosa nevada, pertinaz sequía o ‘iba ciego como una avutarda’- tiene parte de su sede en UPN. Esos niñatos de papá, gilipollas, con capuchas y esos veteranos que les jalean y les calientan la única puta vena que les funciona –a ambos grupos- los instruye el mismo que luego organiza las fiestas de Juventudes Navarras en Marengo, ellos con el jersecico en los hombros y ellas con dentaduras cristalinas y manoletinas. Son los mismos. Tienen que ser los mismos, algún día compararé fotos y Ekaitz será Jacobo. Porque ambos perpetúan lo mismo y ayudan a que se perpetúe lo mismo: quedarnos en la superficie, como yo usando tópicos sobre jerseys y manoletinas. Qué más quiere el poder de la clase que sea –y los que le bailan el agua- que disponer de unos descerebrados que ven una jardinera o una lechera de los Nacionales o a un buen tipo –o no, qué más da- que tiene su tienda y no debe a esos mierdas de las capuchas nada ni a ningún sindicato nada ni a nadie nada y le sale de ahí abrir y le revientan el escaparate. ¿Qué más quiere? A huevo, se lo ponen a huevo, tanto que es imposible no tener la certeza de que esos dosneuronas van indistintamente a tomar katxis con las chaquetas negras, se las cambian por un Barbour, se alisan el pelo y se toman unos vinos de marca en las txoznas de Roncesvalles y gracias a ellos y a un 1% más el 100% de esta sociedad que equivocada o acertadamente pero que el jueves casi –ojo, casi- motu proprio paró Pamplona tenga que oír y leer la misma mierda infame de siempre lanzada desde donde siempre y por los de siempre. Sois iguales. No tengáis esa duda.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Igualitos. Y cuando no hacen acto de presencia esos cuatro descerebrados (entre miles y miles de manifestantes pacíficos), la policía lo hace por ellos. Eso sí, las imágenes no son reproducidas hasta la náusea:

http://www.youtube.com/watch?v=28sfx5NkTBg&feature=fvwrel

Orundelico

9:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que estás hablando de lo sucedido el día 29 de Marzo. Si es así, creo que no saliste a la calle. La calle ese día fué, fundamentalmente el eje desde Plaza del Castillo hasta Rodezno. Yo sí estuve. Y analicé las huellas digitales. (las pegatinas). Yo no consigo recuperarme del disgusto. Tu ya no tienes duda. Yo tampoco, Pero ¿cómo es posible que dos personas con una buena formación académica, con entorno familiar similar semejante...puedan ver unos mismos hechos de forma tan distinta?

11:12 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Oye, cuando veas a alguna con manoletinas y perlas reventando escaparates y labios de comerciantes, me avisas, porque no logro imaginármelas...

6:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

esas y sus padres y sus madres y sus abuelos revientan otras cosas. Es fácil imaginar qué. Nagore habla de eso.

7:10 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Normalmente los que revientan por reventar no les llega para tener idiología. Y tienen el don de la ubicuidad. Allá donde hay confrontación dialectica aparecen, como los perrotxikos en primavera. Sin que se els llame. Nunca los he identificado a ideología alguna son oprotunistas.
Salud

9:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me parece que patinaste al identificar a las personas que cometieron destrozos con la Izquierda abertzale. Seguramente algún simpatizante habría, pero también había gentes con otras motivaciones e ideologías. Has caído en el error del aplauso facilón de los de siempre, haciendo lo que siempre ellos hacen: criminalizar a la IA y justificar todo en base a ello. No, estas líneas me parecen puro discurso vacuo lleno de resentimiento, de miras cortas y pluma rápida. Si hubieras estado en la mani, posiblemente habrías escrito una columna muy diferente, ya que te quedaste en la anécdota de lo sucedido, no en lo realmente importante.
Pinchaste de lleno, compay

1:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home