02 marzo 2012

No da


Me alegro por los trabajadores –ojo, trabajadores- de Canal 6, me da pena que cierre Canal 4 y también estoy muy a favor de la conservación de la foca monje, de la eliminación en las cafeterías de la emisión de la música de la cadena MTV y de millones de cosas más. Dicho eso: ¿por qué tengo que pagar yo a una empresa privada que por sí misma no es capaz de sostener su negocio, pagar hasta extremos de 1,66 millones de euros por 45 trabajadores, los cuales aunque solo sea por el mero hecho de ser periodistas y estar muy mal pagados y currar mucho (no todos y todas) me caen bien? Es que me sale cada currela a 37.000 euros anuales. ¿Por qué como contribuyente me tienen que parecer bien que por hacer equis programas e informar sobre Navarra yo y mis impuestos engorden los ingresos de un asunto privado? Esto no tiene nada que ver con quién es el señor Méndez Pozo, ni que sea burgalés, ni que cuando pasas por la carretera y por su casa el muro que la rodea es de casi un kilómetro de largo. No van por ahí los tiros, aunque podrían ir, y podríamos hablar de qué clase de periodismo se hace o se deja de hacer o se puede hacer cuando dependes casi en su totalidad de un gobierno que con el dinero de todos te mantiene con vida y quizá no te indique cómo informar –hoy tengo el día creo en los Reyes Magos- pero seguro que sí –sin palabras, como las buenas parejas- cómo no informar. Ya, ya sé que a Navarra Hoy lo rescató hace siglos el PSN. Y me parece mal. Y me parecería mal si sucediera ahora, porque no hablamos de publicidad, hablamos de ayuda directa. ¿Que el sector audiovisual no da? Tampoco otros. Insisto: me alegro por unos cuantos, sé –o lo sabe mi rival- que hacer televisión es caro y cabrón, pero esto es un descojono puto, de los tiempos del No-Do y la falsedad documental…

3 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Sólo un pero a tu columna, ¿no suena mejor puto descojono?.
Salud

9:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este convicto, que conocen como Michel los trabajadores de su emporio mediático y constructor, se ha ido a la cama con todo el arco parlamentario del estado.
En Castilla y León con el PP, en Castilla la Mancha con el Sr. Bono y aquí primero con Sanz y luego con la ínclita Barcina; ( que su dios le de el doble de lo que se merece). Normal es en este reparto de pasteles, que se devuelvan los favores prestados. Bajo su prisma.
Nagore, no se si te has enterado o conoces a alguien que lleve a sus hijos a Casas Amigas, pero por una subvención que no llega a 200.000 yuros, la ínclita Barcina, se va a cargar un proyecto social pionero en el estado.

P.D. no todos los de Burgos, yo soy navarro de adopción, son gente como Michel y Yoli.

Salud!

9:42 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

¿Cómo se logra cumplir con la obligación periodística de controlar al poder, si el poder paga las nóminas y la luz?

¿Los trabajadores de Canal 6 son funcionarios encubiertos, o solo son trabajadores pagados por la administración pública?

Si queremos una televisión pública, hagamos una televisión pública. Si creemos que la actividad que desarrolla una televisión debe estar entre los servicios que la administración debe a sus ciudadanos, hagamos una televisión pública. Con funcionarios y entes públicos.

Si no creemos en la televisión pública, no engañemos al personal presumiendo de liberales cuando paga, sí, paga, una televisión privada.

El rey está en pelotas, por mucho que quieran que lo veamos vestido de Armani.

1:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home