17 mayo 2012

Sonrientes


Desde la ventana de mi casa se ve el campo 4 del Annapurna. Y desde la cocina, desde el baño, desde el cuarto de estar, desde donde escribo esto. Lo veo tan nítido que es como si hubiera estado allí. Creo que he estado. Unas cuantas veces antes de hace 4 años y muchas más desde hace 4 años. Iñaki Ochoa de Olza llegó hoy hace 4 años a ese campo 4. Horia Colibasanu también. Horia está hoy en el campo 4. Sé que miles de personas más están hoy con Horia en el campo 4. En el campo 4 del Kangchenjunga. Hoy por la mañana intentará llegar hasta la cima. No la pisará, porque dice la leyenda que allá están los dioses y que si pisas la cima se enfadan. Los montañeros, por respeto, no la pisan. No sé, aquí abajo nos pisan también mucho. Por eso estamos en el campo 4 con Horia, con su chica, Andreea, y con su niño, Mihnea, que suben con él desde casa. Y con su hermano Serban y todos sus amigos. Iñaki también está con él. Si Horia sube al Kangchenjunga hoy, él e Iñaki ya habrán subido los 14 ochomiles. Horia me contó en un tren muertos de risa y pena que lo quería hacer por Iñaki: subir Annapurna y Kang, los dos que le faltaban a Iñaki. El Annapurna ya lo subió. Algunas personas son así, ven cosas desde sus ventanas, sueñan sus sueños y los que otros, sus amigos, dejaron señalados en un camino. Hace 4 años, Iñaki, Horia y el inadjetivable Alexei Bolotov encajaron una tienda en el campo 4, llamaron a casa, alegres, sonrientes, y contaron que aquello era el cielo. Iñaki está en el campo 4, Horia también está en el campo 4, de hecho pasó tanto tiempo en aquel campo que redefinió el concepto de ser humano. El de hoy es otro campo 4. Pero hoy por la mañana miraremos por nuestras ventanas, para ver si les vemos a los dos culminar por fin su sueño, alegres, sonrientes y en el cielo.


3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Muy bonito el homenaje.

Un saludo.

10:25 a. m.  
Anonymous Javier Vaquero said...

Grande Horia (y grande también J. Nagore)

2:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Desde mi ventana se ve a Horia. Siempre se le verá.
Y a Alexei y a los otros. Y a ti, Jorge.

Hoy hace 4 años que se puso enfermo, seguimos echándole de menos, aunque le vemos un poco en ti.
Gracias chavalico.

10:14 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home