21 octubre 2012

‘A must’

Enchufas el Twitter para ver si ya puedes sacar las tostadas de la tostadora y te encuentras con algo así: acabo de completar una carrera de 8,33 kilómetros en 38.23. En inglés. Esto lo firma un tipo. O una tipa. Luego lees más y uno pone no sé qué de forsquare, que viene a ser que está allá. Ejemplo: estoy meando, forsquare. Y una indicación de más o menos dónde mea, para que si vas tú cerca elijas otro árbol. Uno, a su vez, dice que hay que leer no sé que y que hacerlo es a must. Obligado, quiere decir. Una avisa de que se va a running, no tengo duda de que con el cachivache ese que le cuenta la distancia y el tiempo y que al instante lo cuelga en Twitter adosao a la muñeca y que si se para a mear lo mismo también nos avisa a todos de dónde, por si nos morimos de la curiosidad. O si se toma un pincho. Contentos deben estar ustedes de que si se cruzan con uno de estos o estas no les lancen una foto a traición y en una hora –después de que se duchen, que es a must- está su jeta ahí a la vista de medio planeta, en forsquare. Si no se está usted hurgando el naso, claro. Las redes sociales son así, un invento tan divertido como peligroso que, como todo lo que es divertido y peligroso a la vez, potencia lo que ya había. El obsesivo será más obsesivo, el cotilla más cotilla, la petarda más petarda y el pijo será ultrapijo. Luego está la gente normal. No queda gente normal. Nunca la ha habido, de hecho. Yo el otro día me crucé con una tía que siempre había pensado que era normal y ahora le ha dado por correr. Justo sabe poner una pierna delante de otra, pero me dijo que le molaba el running. Así dijo: molar y running. Tuve que ir a mear, a forsquare. Llevaba todo el traje de correr, entero, de la misma marca. La dejé tecleando algo y huí a toda hostia, era a must.

1 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Hasta la polla de tanto snob.
Salud

12:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home