29 diciembre 2012

Aún no


Los 28 de diciembre ni idea por qué solo escucho canciones de Bob Dylan, en bucle, y mira que a mi el tío no me dice nada, con esa voz pituda de mosca pisada y esa napia que tiene y esa edad, que es un anciano, y esas canciones para tristes del milenio pasao. Pero es una tradición, como la del muñequito. Hacía una eternidad que no lo oía, una semana. Todo esto por supuesto lo hago con cascos, porque mi rival no tiene por qué pagar mis enfermedades, aunque este verano ni idea cómo y como gran novedad me contó que ese I’ll remember you del 87 y ese Boots of Spanish Leather de Praga’95 que tengo en el mp3 le gustaban mucho. En el mp3 solo tengo esas, unas 12 más del tipo y el Astral Weeks, porque ya no me acuerdo cómo se pasaban. A la fuerza ahorcan, a base de oírlas le gustaron, playa arriba playa abajo. Ayer, en cambio, en lugar de escuchar como siempre en modo random todo lo que pillo –incluso las que descubro en Youtube me las cuelgo en Facebook y así puedo repetirlas hasta que me sacio- y ponerme Chica, has estado en mi mente y luego No soy yo lo que buscas, chica y todo lo que caiga en los muchos formatos y aparatejos en los que lo oigo, oí solo Don’t think twice it’s allright (No lo pienses dos veces, está bien), que es una cosa bonita, alegre y con un riff inicial mítico, aunque la letra sea una hostia como un pan a una mujer –es así él, brutico, pero cariñosote-. Pero ya casi al final de la noche, trasteando por internet, vi una foto de Yolanda Barcina y su mensaje para 2013 y me puse para acabar el día Not Dark Yet, que es la mejor canción de la historia, cuando dice Aún no ha oscurecido, pero no va a tardar, y me salí del Sistema Solar hasta que caí en la cuenta que era 28 y que aquí para algunos no oscurece ni pa Dios y me di al off y qué grande es, Dylan.

1 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Cuando no oscurece hay que apagar la luz.
Salud

10:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home