14 febrero 2013

Consejo


Hablando de cultura, vi que han renovado el Consejo Navarro de Cultura. Calculo que la edad media andará cerca de la que tenía el Politburó que eligió a Andrópov cuando Breznev relajó las cejas. Bueno, no tanto, quizá, ya que veo a dos o tres que aún no habían nacido cuando Korpas era comunista. Como todos ustedes saben, las funciones del Consejo son... aproximadamente... más o menos... ¡varias! A pesar de tantas funciones, tal vez les llame y les encargue que hagan un estudio sobre el número de Consejos que hay en Navarra por habitante. Tenemos que ir primeros seguro. No veo en el Consejo, eso sí, a persona alguna con relación directa con la música de Satanás, Belcebú y Mefistófeles: el rock. No es una sorpresa, porque el rock no es Cultura. Hace poco alguien me preguntó qué era para mi la Cultura y no supe qué decir, pero tal vez sea todo aquello que se crea de la nada y emociona y esa emoción inspira a otras y otros para crear nuevas emociones. No tiene por qué servir para nada práctico, pero, por supuesto, no puede incluir el sufrimiento real de nadie. Los toros serán Cultura, tranquilos, pero el rock, no. Pero no pasa nada, a fin de cuentas es un fenómeno residual sin impacto en la sociedad en los últimos 60 años. Como residual es la propia idea de entregar premios oficiales a las personas relacionadas con la cultura. O debería de serlo. ¿Qué explicación tiene que ningún organismo público gaste un solo euro, un solo minuto, en dar un premio? Ninguna, porque no la tiene. Y mucho menos que el premiado cobre nada. A la Cultura no le hacen falta premios así. Le hace falta apoyo, implicación, sectarismo cero, juventud, igualdad de oportunidades y libertad. Dijo una vez El Maestro: no sé dónde está la cosa, pero sé donde no está. En Navarra no está, ni se le espera.



2 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Yo como que a la plaza de toros traía a los Iron Maiden de mi vida con Barricada y Marea de teloneros. Y los toros con txupa de cuero en el palco. Y eso es cultura; bueno y el Bolsoi también, que sí.
Salud

6:05 p. m.  
Anonymous Marciano 2 said...

Buenas, Mr Nagore. Su definición de cultura me mola, pero le veo un punto endeble. Nacho Cano compuso de la nada "No hay marcha en Nueva York y los jamones son de York" y hay a quién le emocionó. El termómetro de las emociones es de escala variable y hay mucho meteorólogo.

9:20 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home