25 abril 2013

Testigos


De cargos. Qué maravillosa película y qué maravilloso era Charles Laughton. El final es sorprendente. No lo es que los llamados a declarar como testigos por las dietas de Can y sin excepción se mostraran ayer tranquilos –al igual que Maya, del que dudo que tenga pulso-. Porque a todos –expertos economistas Catalán, Caro, Jiménez, Iribas, Adanero y Caballero- les ampara la legalidad, una legalidad creada por ellos mismos y Sanz y Barcina y Goñi y sus hombres buenos y justos y Alberto Pascual y Amaya Rández –fue gracioso verles a los dos entrar a votar juntos en el consejo de UPN en Baluarte- y Sarriá, aquel cuyo hijo tiene una empresa de inversión en la que también participa Martí Fluxa –ex secretario de Estado de Seguridad y también hombre bueno en Can- llamada Arcano. Cuando trabajaba en el periódico pasaba muchas horas husmeando en el arcano, en el que las denodadas compañeras de archivo tenían guardadas todas las noticias e imágenes publicadas. Arcano. Bien elegido el nombre. Dice su definición que es algo “muy difícil de reconocer por lo recóndito, secreto o desconocido”. En eso está la juez, aunque lo que no es desconocido es que, salvo Caballero, los seis testigos llevan desde antes de los 30 viviendo casi exclusivamente de la política y sus asuntos colaterales. Todos legales. Y bendecidos, puesto que también dice la definición que “un arcano lo es, al menos en parte, por acción directa de algún grupo humano o voluntad divina”. Iribas igual alega lo de la voluntad divina para justificar éticamente que le cayeran en el bolsillo miles de euros, como al resto, testigos y actores, por sus cargos, de esta pésima película por la que pagamos los indefensos espectadores y sostenedores de la que una vez fue la caja en la que guardar nuestras cuatro miserables pesetas.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

;-) Un abrazo, Jorge, por aquellos tiempos de las letras verdes y los contactos con lupa.

Belén

9:37 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Un beso, Belen.

10:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home