25 noviembre 2005


Ahorro

Salgo de casa y ahí están ya, pa pegarse un tiro. No se les olvidarán algún año no, qué va, hay que aguantar las dichosas luces desde el 24 de noviembre hasta al menos el 10 de enero, 45 días de Navidad. ¿Cuelgo yo luces cuando se celebra el año nuevo chino? ¿O cuando viene El Maestro de gira? ¿Acaso no estamos en un estado laico? ¿Me da usted fuego? Ésas, las oficiales, que luego las ponen las tiendas, los centros comerciales, los bancos y el sursum corda, que aquí si no felicitas la Navidad eres un bicho raro y un degenerao comeniños. Ya, ya sé que es muy viejo eso de odiar la Navidad, pero, qué quieren que les diga, lo ponen a huevo, cooperando con la contaminación lumínica nada menos que el 12% de los días del año, que ahí es nada la pelmada que dan con el dichoso invento este, y consiguiendo su propósito, que no, que no es alegrar la vista a los que le gusta: es tocarnos la moral a los que no nos gusta. Si no, no se entiende semejante ensañamiento. Y ese estrés que le entra a la gente, vamos, ese correr a todas partes con siete bolsas colgadas de un brazo, del otro un par de niños-patada y gritando ¡Borja Koldo, que te he dicho cienes de veces que no vas a comer una castaña más! Eso sí, todo bien iluminao, arriba el ahorro energético, el resto del año no ves un higo pero ahora distingues a un colega al otro lao de la calle Mayor: “Vamos por Eslava, que por allá viene el brasas de Iker, que como me cuente otra vez lo de su oposición, entro a la Ferretería Sanz, pillo un cuchillo jamonero y la lio”. Yo, la verdad, creo que a la mayoría de la gente no le va el tema, que simplemente se resigna, pero como están los niños de por medio... Dichosos niños. Deberían encerrarlos a todos en El Sadar, como en Nueva Orleans. Y que se vean el Navarra-China.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

a ti si que te iba a encerrar yo!

1:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Amen!

5:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home