10 diciembre 2006

Tal vez

Tal vez ese hombre que hoy suba de ver a su equipo jugar ante el Mallorca recuerde un domingo de hace 52 domingos, una tarde lluviosa y fría en la que su equipo también jugó ante el Mallorca y él perdió la bufanda tras recibir una llamada de teléfono, exactamente a las 19:21 horas de un domingo como hoy de hace 52 domingos. Tal vez ese hombre que hoy suba por esa misma avenida en la que recibió la llamada que le hizo perder la bufanda de su equipo, la razón, los modales y sobre todo muchas cosas más que ni todo el oro del mundo puede comprar en una ninguna tienda recuerde lo eternos y fríos que se pueden hacer 52 domingos cuando ya no se tiene bufanda y sí en cambio un hueco que va por tan dentro que sólo mirarlo es a veces demasiado duro. Tal vez ese hombre que hoy llegue a la misma casa confortable y caliente a la que llegó un domingo como hoy de hace 52 domingos y que entonces le pareció que estaba llena de rendijas por las que se colaban la humedad y el abandono, tal vez ese hombre, digo, se tenga que ver obligado a pensar que la vida sigue incluso a pesar de llamadas como ésa, llamadas que también recibieron otros muchos hombres y mujeres la tarde de un domingo frío, lluvioso y triste como hoy de hace 52 domingos. Tal vez ese hombre que hoy se meta en la misma cama sienta que no debería haber escrito este artículo por si a alguien le podía doler, o tal vez piense que era la mejor manera que conoce de hacerles saber que en este domingo igual que hace 52 domingos se acuerda algo más de lo habitual de ellos y de ellas. Y que tan sólo quería enviarles el mejor de sus abrazos y decirles que tiene mucha suerte de haber podido seguir con ellos el viaje que él no pudo seguir desde aquel terrible domingo como hoy de hace 52 domingos. ¡Vamos equipo!

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gracias Jorge. Me he quedado sin palabras. Sabía que en un día como hoy tu columna tendría un recuerdo especial para "el Tito".
Un abrazo.
Nos vemos luego

11:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como siempre Jorge, palabras que llenan el corazón. El mío perdió en su día, en un año un sábado , otro año fué un martes , y otro un viernes y así van pasando los años y es por ello que harto de perder y de tachar días que para mi no han contado jamás lucho porque nadie más tenga que dejar su bufanda en un partido, su ilusión en una cocina, sus sueños en una cama. Un abrazo a todos los amigos y familiares de Jesús y sirvan tus palabras a "Tito" para que vea que tiene unos amigos que no le olvidan.

7:40 p. m.  
Anonymous El Bicho said...

Gracias Txis. Hoy tienes un amigo q tambien esta pensando en todos nosotros. Me lo ha dicho desde el lado izquierdo de la cama, su lado.Y el quisiera estar aqui hoy ,como hace 52 domingos, y yo...y haber podido hacer algo para que no se fuera y que nuestras vidas fuesen como hace 1 año...y tantas cosas que no caben aqui...y tantos sueños rotos...y este hueco tan grande en el corazon que no se puede cerrar todavia...en fin ,que os quiero mucho a todos los q recibisteis la llamada aquel dia ...por lo que fuimos,lo que somos y lo que seremos.mil besos a todos, de mi y de mi bonitico del alma

7:51 p. m.  
Anonymous MARTA said...

Gracias Jorge, tranquilo porque tus palabras son siempre de ánimo. Y yo no recibí esa llamada sino que recibí la noticia de la persona a la que quiero y tuve que dar la noticia a las personas que más quiero en este mundo y eso si que no lo podré olvidar en mi vida. Y yo a mi hermano le llamaba Jesús Javier y el me llamaba Txutxina y hace 52 domingos que no me llaman así.
Marta

9:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

He releido la columna que publicaste el 14 de Diciembre de 2005. LLAMADA PERDIDA. Hoy me has vuelto a conmover. A pesar del dolor que todavía sientes,que sentís todo el grupo de amigos, creo que tienes,que tenéis suerte, porque es evidente que formáis "un clan" que produce envidia. Deseo mucho ánimo para todos vosotros.

9:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home