18 mayo 2008

Mi primo

Acaba de llamar a casa una señorita, con una voz que sin problema se podría asociar con haberse pasado la noche mezclando ginebra, Kas limón, txupitos de mora y 4 paquetes de Bisonte. Leonard Cohen a su lado tiene voz de pito –por cierto, cuando ha sonado el teléfono estaba escuchando el concierto que Cohen dio hace una semana. Tiene 73 años y canta mejor que hace 30, maravilloso-. Le he entendido algo de Orange. Como vengo haciendo en los últimos meses ante estas llamadas, le he dicho que soy mi primo. Ella, tal vez despistada atizándose un vasodilatador, me ha dicho algo que yo he entendido como ADSL y telefónica. He estado por contestarle que para LSD el que se ha metido ella, pero he optado por ser cortés y decirle que mi primo, el dueño de la casa, está ausente y que yo no sé nada del teléfono, que estoy aquí de paso, que llevo una mala racha y que estoy intentando salir del atolladero. Ha respondido que a ver si en el toallero ése tengo ordenador y le he vuelto a recalcar que era mi primo y que no sé si tiene o no ordenador, revelación ésta que la he desorientado del todo, junto con algún vahído intestinal, y me ha comentado que ya llamaría cuando esté mi primo, a lo cual le he asegurado que me parecía muy bien, toda vez que -he pensado para mis interiores- mi primo intuyo que no va a estar por mi casa ya jamás. Duro trabajo el de las teleoperadoras. Bien. Al rato me ha llamado mi primo y me ha dicho: oye tú, cabrón, que me acabo de enterar que andas por ahí contando que estoy en tu casa y que paso una mala racha y no sé qué de un toallero. Se ha enterado mi novia, se ha puesto nerviosa y hemos tenido un cisco importante porque preguntaba qué con quién estaba yo en tu casa y que qué hacía con las toallas. La próxima vez me paso a Orange. Ronca pero lista.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y Telefónica. Todavía no se me ha pasado el cabreo. La última vez que llamaron a casa de mis padres y les dije que no tenían ordenador, me preguntaron a ver si vivíamos en una granja. Por poco me como al teleoperador. Estoy ahorrando para un viaje a Argentina, que es desde donde llamaba el susodicho, que les debe salir más barato a los de Telefónica. Y yo me llevaré al primo de Zumosol. Qué mala leche hice.

6:00 p. m.  
Anonymous El shosho de la monta said...

La próxima vez le recomiendo que dé a la amable operadora el teléfono de algún amigo de la infancia del que no guarde buen recuerdo como contacto de su primo ausente. Seguro que los tres se la pasan en grande. Por los buenos tiempos.Chau.

6:44 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Buenos dias: muy bueno el articulo de "mi primo". En mi casa cuando llaman para ese mismo motivo, siempre somos la señora de la limpieza o la señora que viene a planchar y la otra opcion para que tarden en repetir la llamada es que los señores estan de vacaciones.Vamos, que todos hacemos igual que tu primo.Gracias por tus articulos, son geniales.
MERTXE

12:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hace tiempo opté por contestar amablemente y decir: "si ,un momentico,ahora se pone"; después dejo el teléfono encima de la mesa y sigo con lo que estaba haciendo, al poco rato se cansan y con el tiempo desisten.

2:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home