10 mayo 2008

Vamossssssss

Y ahora, muchachos, salten a la cancha y hagan lo que saben hacer, lo que soñaban cuando eran niños y al cerrar los ojos imaginaban que harían cuando fueran mayores. Ya son mayores, llegó la hora, se les cumplió el sueño. Sí, cierto, pelearon por él, trabajaron, pero recuerden que estar donde ahora están es en gran medida producto de la fortuna, de miles de casualidades que han hecho que sean ustedes los que estén dentro y no ellos, los miles de ellos que se mantienen fuera tan sólo porque han delegado en ustedes la fama, el dinero y la gloria. Porque el sufrimiento lo llevan tanto o más que ustedes, creo que eso al menos lo saben bien, lo notan ustedes, por fuerza lo tienen que sentir ese sufrimiento, esas caras de tensión y de esperanza, ese deseo imparable que ellos tienen de festejar, de celebrar por fin una alegría, de abrazar al vecino, de besarlo, de aplaudirles a ustedes. Y no por lo que ustedes sean uno a uno, ni tan siquiera por lo que son como equipo, no. Les aplauden porque confían en ustedes, confían en que si han sido elegidos para estar allí en lugar de ellos es porque son los más capacitados para arrancarse el alma en cada jugada, tirarla al suelo y pisarla y luego volver a cogerla y tirarla otra vez y otra y otra hasta que aquello termine y el estadio se venga abajo y todos nos podamos mirar a los ojos y decir que tanta angustia mereció la pena y que si no la mereció al menos no defraudamos la confianza de nadie. Piensen en eso, muchachos, piensen en que no jugarán muchos partidos como éste, recuerden todo lo que soñaban cuando tenían ocho años y que quizá hayan olvidado. Sepan que ellos no lo han olvidado, porque aún no se les cumplió el sueño. Se lo prestaron a ustedes. No lo olviden jamás. Y ahora, muchachos, salgan y déjense nuestras vidas.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Yo no lo habría dicho mejor, Nagore. Como siempre dando en el clavo. Aupa rojos!

6:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home