21 mayo 2008

Socio

Iñaki, socio, mira, hazme un favor, léete el texto que me dejaste en el blog el día que cumplí 500 artículos: Jorge, enhorabuena socio, sólo se te puede decir ¡gracias! y desearte salud y cielo azul... no me perdería los siguientes 500 por nada del mundo. El de las cicatrices. Lo pusiste claro, por nada del mundo. Sé que el Annapurna no es que sea precisamente nada, pero permíteme que esta vez sea exigente y te pida que vuelvas de ese mar de inconexión. Ya sabes que nunca te digo palabras como cuidado, precaución o peligro, sino que siempre termino las conversaciones con un disfruta, como este domingo, cuando hablamos y tú andabas ya a 7.830, más contento que un crío, y me preguntaste por el “puto Osasuna”, que sé que el fondo te alegras de que esté en Primera, aunque sólo sea por tus amigos rojillos. Pero una promesa es una promesa y hay que darlo todo para cumplirla. Sí, ya sabemos que estás jodido, aunque no hasta qué punto, pero tienes que saber también que ya hay gente que ha salido hacia arriba y que muchos más se están ofreciendo y os van a ir a buscar porque al final sí que es cierto que en esta vida a veces, sólo algunas veces, uno recoge lo que siembra, así que baja o aguanta, pero al menos una de las dos cosas, haznos el favor. Luego ya, como decía Usillos, si hay que sanear se sanea y si hay que serrar se sierra pero aquí hay tanta gente esperando una buena noticia que ni te lo creerías, que como tengas que pagarles a todos un pote –que se lo tienen muy bien ganado- te vas a arruinar. Bueno, socio, te dejo, que estoy loco con el mail y con el teléfono y con todo y con nada y, no creas, optimista, porque hay que serlo, hay que confiar en que todo fue un mal rato y que por nada del mundo te vas a perder el concierto de Dylan. Di algo, socio.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Animo Jorge.
El tío Sal

11:27 a. m.  
Anonymous Basilio Lacort said...

Venga, Iñaki, aguanta que los suizos están al caer y ya hay un par de mansos esperando en los corralillos del Gas para patearte en Santo Domingo

6:13 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo también he leído tus más de 500 columnas. Y me suele ocurrir, que algunas veces me cabreo y otras me emociono con tus escritos. Hoy, la verdad, me he emocionado un poco. Porque yo también quiero que IÑAKI regrese pronto, sano y salvo. Que no estamos tan sobrados de tan buenos periodistas como yo os considero a los dos. Ya sé que IÑAQUI es un extraordinario deportista y que así es reconocido, pero además, escribe unas crónicas de sus andanzas montañeras, para mi extraordinarias. Un saludo a los dos.

8:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo siento mucho,le seguia desde que era muy joven con su melena y cara de bueno. La forma en que le pides que vuelva ´es realmente emocionante.Animo

10:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Animo, Jorge. Has dado una lección todos estos días. Tú, como Iñaki, también eres muy grande y te sseguirá leyendo desde arriba

12:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Jorge, descansa tranquilo y piensa que ya tenemos un guardián con el mismísimo san FERMIN cuidandonos desde la más preciosa de las estrellas.
Iñaki, no te conocía de nada, sólo te veía en santo domingo y he llorado como un enano todo el día. Gracias por tu demostración de fuerza al mundo.
Nos vemos!!!esperanos allá arriba!!!

12:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home