25 junio 2008

Cara B

Pasadito ya el concierto de su deidad ayer por la noche y del otro muete este último domingo, alabados –un poquito, un leve roce- nuestros poderes públicos por, al menos, gastarse nuestra pasta no sólo en San Francisco Javier y sus centenarios y costosos aniversarios o en tirar palante con Gendulain –o Guindarlain, de guindar- haga o no falta pero por nuestros huevos –y los de nuestros promotores, amén-, llega el momento de poner el grito en el suelo y pedir que, de una puta vez, el rock en esta tierra sea reconocido como lo que es, un hecho social con más de 50 años de vida y que ha movido, mueve y moverá bastante más cultura, literatura, diversión, reflexión, dinero y, en general, crecimiento, que cualquier otra arte, interprete los temas Dylan o los pamploneses Skalariak –por poner un solo ejemplo de una larga lista-, vetados el año pasado del programa de San Fermín por este mismo ayuntamiento que ahora va de rockero. El problema de las mentes estrechas es que en cuanto ven una k en un nombre se les aparece Lucifer y lo que puedan hacer –censurar, molestar, zancadillear- lo llevan a cabo sin ningún pudor, al tiempo que luego se sacan la foto con Dylan y Juanes. ¿Qué lugar ocupan los grupos navarros en los conciertos del Día de Navarra? Un lugar residual. ¿Qué lugar ocupa el rock en el Consejo de Cultura ése? Ninguno, nada, cero, pero luego a Corpas se llena la boca con Dylan y su poesía, claro, de cuando corría delante de los grises. Ahora, los grises, los tristes, sois vosotros, porque por vuestra cerrazón mental tratáis de que nadie se salga de la fila y, si se sale –el ancho de la fila lo marcáis vosotros-, intentáis arrinconarlo y revolcar su nombre por el fango. Y el rock es mucho más que eso, es alegría, la que vosotros no tenéis.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Qué fuerte! Como, al igual que Roberto Jiménez, vivo en un mundo paralelo, me acabo de enterar por tu columna de que a Skalariak los vetaron el año pasado en Sanfermines. Toqué en el grupo en sus comienzos, y recuerdo la ilusión y las ganas que le echaban. Se ve que han llegado adonde están porque se lo han currao. Decididamente no sé de quién depende la programación de los actos sanfermineros(supongo que de alguna comisión de fiestas, y no sólo del grupo municipal de UPN). No espero que desde las instituciones forales se les ayude(sí se hace con otros grupos), pero ya es indignante que se les vete. Para mí, el o los responsables de tamaño atropello sólo pueden ser calificados de INQUISIDORES. Que Caravinagre y Berrugón les muelan a vergajos.

2:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Toda esa banda de hipócritas figurones, sólo estaban allí para chupar cámara y salir en los medios, claro.
¿Además haciéndose los nostálgicos y "rockeros de toda la vida"? JA JA y JA.
¡Qué asco dan!

4:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ja, ja ja y ja! a mi ver a todos esos politicuchos dándoselas de rokeros me hace mucha gracia. Con lo listos que parecen para algunas cosas... Parece mentira que no se enteren que el rock además de una música es una actitud en la vida y a la vista está que la actitud que ellos han elegido no es muy rokera precisamente. Lo dicho, me encantan este tipo de eventos en los que los politicos aparecen como gente patética.

Calbo

9:55 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues yo también pienso que todos estos ‘personajillos’ fueron a figurar y a que su nombre pudiera “figurar” al día siguiente entre la lista de asistentes. Lo pienso porque es obvio pero me lo confirma, por ejemplo, lo siguiente: ayer me contaron que mientras el resto llevábamos unos 45 minutos disfrutando de Dylan, vieron salir a uno de estos ‘tipos’ acompañado por 4 ó 5 amig@s, entre risas, y abandonar el lugar. ¿A qué demonios fue? Pues una vez más, a figurar. Quizás, con su temprana salida, conseguimos tener un ambiente un poquito menos ‘cargado’.

11:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home