25 junio 2008

Escuchar

Tengo un amigo que hoy no va a poder escuchar el partido de España. Verlo sí que lo va a ver, pero, escucharlo, no. Y no es por que, como me pasa a mi, le den repelús los comentaristas de Cuatro y quite el volumen, qué va. Es que mi amigo es sordo, de nacimiento. Somos vecinos –valle con valle- y a mi me jode bastante que mi amigo, que tiene 15 años –uno tiene los amigos de la edad que le da la gana-, no pueda sentir igual que yo la emoción de no sólo ver un gol de tu equipo, sino también la tan intensa sensación auditiva y emocional –para mi, más que la visual- que produce oír tronar las gargantas ajenas estallando de alegría y liberación -¿se imaginan en la plaza del ayuntamiento el 6 de julio, con el pañuelo en alto pero no poder escuchar el San Fermín, San Fermín previo a las 12?-. ¿O no poder deleitarse con el maravilloso himno ruso, que hasta entran ganas de que ganen? Pero, más que eso, me jode que, mi amigo, para poder aprender a hablar, a estudiar, a, en definitiva, progresar, se haya tenido que ir fuera de su tierra, esta tierra tan, en teoría, rica en oportunidades. Y es que el Gobierno de Navarra “no contempla” su caso, porque a mi amigo el implante auditivo no le sirve de nada y, él, o aprende lenguaje de signos en un colegio especial para sordos o no podrá ser algo en esta vida, al margen de una buena persona, que, al 99%, es lo más crucial que se puede ser, por otra parte. Pero tiene derecho a ése 1% restante, de la misma o más manera que la tienen los que piden Modelo D, British o Búlgaro. Es más, tiene más derecho, porque es más importante aprender a hablar –así, en general- que aprender a hacerlo en un idioma concreto, sea éste idioma el que sea. Es duro ser sordo, pero más ver cómo otros, al menos hasta ahora, se hacen pasar por sordos.

7 Comments:

Blogger Ereile said...

Al igual que tu amigo, yo tampoco voy a poder escuchar el partido de hoy, aunque lo que más duele es pensar que tampoco escucharemos el de mañana... Pero descubrir que hay quienes, sin padecerla, son capaces de compartir nuestra angustia en un mundo pensado exclusivamente por y para oyentes, nos brinda una esperanza. En palabras de un oyente: "Gracias, porque al aprender mi lenguaje, me enseñas que yo también debo aprender el tuyo. Gracias porque al acercarte a mi, me enseñas que tú no me discriminas aunque seamos diferentes" Hoy quiero invertirlo, y daros las gracias a quienes oyendo, decidís pararos a esuchar nuestro silencio.

9:29 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Ereile, me quedo sin palabras, sin sonidos, ojalá tenga valor y arrestos para aprender vuestro lenguaje, es lo menos que deberíamos poder hacer. Perdón por el vacío, es obra nefasta de todos. Un abrazo.
Jorge.

12:13 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué triste falta de solidaridad entre nosotros mismos! Qué poco se recuerda a quienes carecen de algo, que siendo importante en la vida, al tenerlo no le damos valor.

Además, nadie nos asegura que mañana no estemos en las mismas circunstancias. Aunque sea pensando en éso, en cómo nos gustaría que se portasen los demás con nosotros, debemos pararnos a reflexionar, a corregir cuanto antes esa indiferencia hacia los problemas ajenos.

Aparte de eso: Totalmente de acuerdo en que para la amistad no hay límites de edad, ni de nada. Quien tiene un amigo tiene un tesoro, es cierto. Y como tal hay que cuidarlo.

4:57 a. m.  
Blogger Isabel said...

Gracias por el articulo Jorge. Nos ha gustado mucho y nos ha hecho mucha ilusión. Espero que sirva de algo, de momento lo voy a enviar a todos los amigos de las asociaciones de sordos. Aqui teneis el link al anuncio hecho con actores sordos para la superbowl 2008, espero que os guste...es divertido.
http://www.weshow.com/es/p/21658/la_casa_de_bob_pepsi_2008

8:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias Jorge, no solo esta sino otras muchas discapacidades todavia tienen un largo camino de entendimiento que recorrer en esta sociedad. No sabes lo que tus palabras ayudan a ellos y las personas que los queremos. Soy mama de un niño autista y le mando a Ereile un fuerte abrazo.

6:49 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por tu articulo sobre tu amigo y que nos acerca al mundo de la sordera. Seguro que muchas personas por primera vez se dan de cuenta de algo tan cotidiano para los que convivimos con sordos.
Por otra parte te dire que aspectos como la musica, la fiesta eso que a los oyentes nos parece terrible que no lo oigan los sordos, creo que no lo es tal, ya que sus sentimientos y emociones funcionan de manera diferente, solo eso. Es peor que esa manera diferente no la contemplemos los que vivimos a su lado y no solo el Gobieno no poniendo a veces los recursos que se necesitan, sino todos y con todos los diferentes. Un abrazo y de nuevo gracias Blanca

8:05 a. m.  
Blogger Manu said...

Gracias Jorge por meternos en el mundo del silencio absoluto y de lo importante e imperioso de poner colectivamente los medios para no discriminar y excluir a nadie. Y de llamar la atención sobre las responsabilidades de las Administraciones Públicas..Joder con el Gobierno navarro¡
Y gracias a Isabel por habernos enviado tu artículo, con un txalo enorme por la energía que dedica en la defensa numantina y solitaria por los derechos de Manuel

6:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home