28 junio 2008

Pura vida

Aquí estoy, socio, sentado en uno de esos incómodos bancos de la plaza del Castillo, tratando de mantener rectas la espalda y el alma. Es imposible. La gente hace cola - “la gente lleva rosas, hace promesas a cada momento”- para ver los coches. Están contentos, y yo, aunque no me guste cómo se ha organizado esto y a costa de qué, también me alegro por ellos, porque sonríen, y porque ya no tengo fuerzas para meterme con nadie, estoy cansado, ser malo agota mucho, prefiero ver cómo sonríen. Como lo haces tú. Estoy blando, blando de cojones, pero así es la vida, ya irá pasando, pero ahora necesito irme de esta ciudad tan maravillosa y asquerosa que está a punto de estallar de felicidad. Tengo que irme, otro año será, lo estamos haciendo lo mejor que podemos, en serio. Tenía toda la intención de escribir la penúltima contra de la temporada tratando que fuera divertida, pero he entrado en Leoz y he visto tu sonrisa en la portada de Campo Base y me he acordado de que dijeron que El Maestro igual te mencionaba en el concierto del martes. Sabes igual de bien que yo que eso no iba a suceder jamás, que él no habla pero lo dice todo. Pero, ¿sabes?, yo sé que te dedicó una canción, lo noto y lo noté, aunque él nunca se lo vaya a decir a nadie. Te lo diré yo. Cantó Amor Bajo Cero/Sin Límites (“no ha de proclamar su lealtad, pero es sincera como el fuego y el hielo”), una de tus preferidas. Porque si alguien murió bajo cero y rodeado de amor sin límites, fuiste tú. Sí, sé que mucha gente anónima también muere así, pero perdónenme que, una vez más, piense en mi mismo. La cantó suave, Iñaki, muy suave, con cariño. Preciosa, increíble, qué te voy a contar que tú no sepas del cabrón ése. Veo tu sonrisa, veo la de la gente, cae una gota, tal vez sea mejor así, pura vida.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

A mi personalmente lo que me llega bien hondo es tu sensibilidad, como pocas, y como la transmites con tus palabras pero al ver el rostro y la sonrisa de Iñaki ya no hace falta decir absolutamente nada.

12:10 p. m.  
Anonymous Javi said...

Enorme Jorge Nagore, increíble las emociones y diversidad de sentimientos que a lo largo del año nos transmites a través de tus palabras. Y todo con ese estilo tan peculiar, tan de nuestra vieja Iruña, que aportas a tus columnas. ¡Gracias!

4:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿cómo no voy a emocionarme leyéndote? Ha sido todo tan intenso ¿verdad? Se ha ido Iñaki para siempre y es como si se muriera una parte de nosotros, la que quería ser como él, pero no nos atrevimos...

8:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estos comentarios precedentes, los suscribo todos, palabra por palabra. Era lo que pensaba decir, y como veo que ya ha sido expresado, no voy a repetirlo, sino a unirme a cuanto te han dicho.

Yo también estos días que se aproximan preferiría estar en otro lugar; porque cuando te sientes así, no apetecen fiestas, lo sé por experiencia propia.

Te deseo que tengas paz en tu corazón, que te sientas confortado estos días que vas a estar ausente; (y tus lectores huérfanos de tus palabras que tanto nos acompañan, emocionan, hacen sonreir ... y muchas cosas más)

Eres una mezcla intensamente sensitiva, amable, inteligente, ingeniosa, con la sencillez de los grandes, y ese especial sentido del humor, tan necesario, además de tus siempre certeros comentarios.

Con emoción, agradecimiento, y los mejores deseos para tí, vamos a repasar tus columnas, para sentir tu presencia, esa proximidad que transmites. Gracias por todo, Jorge.

4:24 a. m.  
Anonymous anuska said...

me ha emocionado mucho el articulo de Pura Vida, que suerte tener amigos así, eres estupendo escribiendo Jorge, disfruta de las vacaciones y llora mucho que alivia un montón . Hay una frase que dice "el día que tu naciste, todos reían y tú llorabas, vive de manera que el día que tú mueras todos lloren y tú rías" por todo lo que hasta ahora he leído, le va muy bien a Iñaki. un saludo

11:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Jorge,

Una vez más, coincido con cada una de tus palabras. Eso ya es habitual y más tratándose de Iñaki. Cada vez que te leo tus palabras coinciden con lo que mi cabeza piensa y con lo que mi, todavía destrozado, corazón siente. Pero encima, tu eres capaz de expresarlo todo maravillosamente bien con tu estilo ‘único’. No cambies, Jorge.

Como dices, “ lo estamos haciendo lo mejor que podemos” pero... todavía hay demasiadas cosas de las que no somos capaces, para las que estamos sin ganas y a las que preferimos no ‘enfrentarnos’ porque sabemos que aún no tenemos fuerzas suficientes.

Aprovecha estos días para descansar, cuidarte (y dejarte cuidar) y para cargar esas pilas. Seremos muchos los que te estaremos esperando a tu vuelta.

2:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home