29 junio 2008

Zihuatanejo

Como todos los años por estas fechas, la geina y yo... ¡Coño, otra vez se me ha cruzao el cable, jodida campechanía! Rebobino. Como todos los años por estas fechas, bajamos la persiana. Desde hoy esto se ha acabado hasta septiembre, siempre que la autoridad competente y la climatología no lo impidan o que a mi se me cruce el cable del todo y me vaya a Zihuatanejo con Tim Robbins y Morgan Freeman, que ya les tiene que ir el negocio bastante bien y quizá necesiten un periodista –pa llevar los cafés-. Me encantaría que todos tuviésemos un Zihuatanejo, donde encontrar de nuevo a los amigos a los que hace tiempo que no vemos y abrazarles, así, sin palabras, y sentarnos a la orilla del mar a tirar conchas o a meter las manos en la arena hasta que nos duelan las uñas y darles un capón y contarles alguna tontería de ésas que nos permiten tirar para adelante. Pero creo que no hay un Zihuatanejo así, porque si no sería un destino turístico del copón y para encontrar a tus amigos sería un jaleo, con la playa llena de gente metiendo las uñas en la arena como si fuésemos todos mariscadores. Se metería por medio Paco El Pocero, se llenaría de alemanes, subirían los precios y así de mal en peor, hasta abrirían una tele local. De modo que no pienso ir, que les den a Morgan, Tim y a Zihuatanejo, ya me buscaré el mío propio. Lo que no sé es por dónde empezar a buscar, aunque seguro que lo tengo delante de las narices. Supongo que todo está siempre delante de las narices y la gracia consiste en darse cuenta. Yo, de momento, que no es poco, de lo que me doy cuenta es que ha sido un privilegio, un año más, echar un rato por aquí con ustedes. Ya saben, disfruten y cuídense, que, como dijo aquel, cualquier día por encima del suelo es un buen día. Gracias. Un placer. Salud.

7 Comments:

Anonymous Ingo said...

Gracias a tí, eres un lujo, un regalo.

11:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Querido Jorge:
Si estás leyendo esto es que estás libre. Sea como sea, estás libre. Y, si has llegado hasta aquí, estarás dispuesto a llegar un poco más lejos. Creo que recuerdas el nombre del pueblo, ¿no? Podría emplear a un buen hombre que me ayude a poner mi proyecto en marcha.
Entretanto, tómate una copa a mi salud... y piénsatelo. Estaré pendiente de tu llegada. Recuerda que la esperanza es una buena cosa, Jorge, tal vez lo mejor del mundo, y lo bueno jamás muere. Espero que esta carta te encuentre, y que te encuentre bien.
Tu amigo,

LABRIT (bueno, y Stephen King también)

7:11 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Labrit, crack, qué gran pinícula. Un abrazo, ni un paso atrás.

7:30 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Jorge,

Gracias otra vez y miles más. Tú si que eres un privilegio, para quienes te seguimos, y deduzco que un tesoro para tus amigos. Afortunados ellos. Tienen suerte contigo.

Espero que éstos sean unos días relajados, dedicándote a cuidarte, y que pases este tiempo de la mejor manera posible. Que encuentres ese lugar que buscas, y tus sueños se hagan realidad.

No te quepa duda que aquí dejas un montón de personas que te valoran, admiran y aprecian. Como si te conocieran de toda la vida... Tanto así llegas a transmitir en tus textos.

Sé feliz. Jorge.

Marca Acme.

4:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que usted disfrute de estas merecidas vacaciones, y que lo pase de lujo allá donde vaya y donde vuelva.

Le echaremos de menos durante el veranito.

Lo dicho, que le vaya bonito, y hasta la vuelta.

Un abrazo.

7:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Descansa Jorge, que te lo has ganado...
Cuando se tranquilice todo quedamos para comer en la servi con 'el putitas'.

TOGO LIJA

8:58 p. m.  
Anonymous Malena said...

Jorge,

Perdona que te tutee, porque aunque no te conozco de nada, no me sale llamarte de usted.

Llegué a tu blog hace aproximadamente un mes, en aquellos días de exceso informativo. Me alegro mucho de que él me llevara hasta tí y me da rabia que nada más "conocerte" cierres la persiana... momentáneamente, espero. Cuando vuelvas tendrás otra seguidora desde fuera (pero cerca) de Navarra.

Ojalá todos encontremos nuestro Zihuatanejo. Mientras tanto sigamos buscándolo, felizmente acompañados por tu sensibilidad ácida.

Besos, Malena

10:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home