07 diciembre 2008

Colombo

El consejero de Vivienda acaba de hacer un Cristo con dos pistolas. La primera pistola, la más pequeña, ha consistido en lanzar una campaña de VPO-VPT y al muy poco tiempo –días- ampliarla con el anuncio de que se suman unas cuantas viviendas más. Vamos, lo habitual: queda más fardón anunciar 1.100 viviendas un lunes y luego informar un jueves de un aumento de 130 pisos en la oferta que hacerlo todo de golpe, da más sensación de que no paras de currar. Gracias, consejero. La segunda, tipo bazooka, es su aviso de que en 2009 y 2010 se inspeccionarán 2.400 viviendas para corroborar que allá viven los adjudicatarios. Sólo le ha faltado decir: y, además, que sepan que mañana de 4 a 6 habrá un control del alcoholemia en la avenida del Ejército. Una emboscada en toda regla, ha preparado. Yo esta mañana me he cruzado con unas cuentas hordas de adjudicatarios en pijama que iban fingando a las casas que no usan para abrir el agua, la calefacción y la luz y que este gasto se vea reflejado en los consumos y así que parezca que viven allí. No obstante, detalló también que, al margen de las 1.000 al año que van a controlar con este sistema, se efectuarán 200 visitas anuales in situ por parte de la Policía Foral. Lo que da una media diaria de 0,54 visitas. Esto es, que te vas un par de tardes y noches entre semana, te haces tres o cuatro bloques y has cumplido el cupo para todo el año. “Buenas, soy el cabo Recalde, ¿vive usted aquí?” En efesto Ernesto, vivimos mi mujer, yo y ese pedazo de Toyota Corolla que está aparcao delante. “¿Y esos grabados de la iglesia ortodoxa rusa?” De un viaje que hicimos. “¡Ahhhh! ¿Y el Tachenko ése que acaba de salir del baño?” El fontanero, Josef. “Muy bien, que pase buena noche. Y baje la calefacción, que se le van a escalfar los rusos”.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ya habría que escalfar a algun@s, ya...

3:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home