20 junio 2009

don y Don

Conozco al director de este periódico desde que antes de que Induráin se pusiera por vez primera de amarillo -de hecho, la noche anterior a Val Louron estuvimos echando juntos unas cervezas, Induráin no, y el único valiente de aquella noche que fue para la gabacherie al día siguiente fue mi hermano, que puede presumir de aquello, así como, como poco, de lo orgulloso que estoy de ser su hermano, que lo sepas-, así que al menos, por lo que supone de paso del tiempo y de conocimiento mutuo, sé que Joseba tonto no está cuando dice "y el Consejo Audiovisual, instalado en un plácido silencio cómplice ante tanto atropello", al hilo de la callada respuesta -me da igual lo que diga ya, a prensa pasada- sobre las emisoras de radio que da el yoyó éste que tenemos montado por aquí para mayor ego y juguete de don Ramón Bultó -así se le llamaba en Diputación, don Ramón -, posiblemente la persona más educada que yo haya conocido. Un señor, al que después de traerlo de la SEAT de Martorell, Sanz puso de consejero de Industria, luego, finalizado ese plazo, le montó la Agencia Navarra de Innovación, la Fundación Navarra para la Calidad y, hará unos años, el Consejo Audiovisual, que está haciendo honor a su nombre: oír, ver y callar. Ni un paso fuera de la linde, como hacen los caballeros, que seguramente se volverá a enfadar conmigo como hace unos meses. Qué se le va a hacer, don Ramón, unos cardan las lana y otros lleváis los jerseys. Aprovecho que a causa del tiempo -o porque sí- estoy blandico para mandar mi enhorabuena y un beso o todo junto a, éste sí, Don Francisco Javier de Prada Pérez, periodista, escritor, enfermero, esposo, padre y ganador de un certamen literario hace poco. Todo eso que haces tan bien es, aunque parezca imposible, una mierda al lado de tu altura como amigo.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y con el panda...jorge, con el panda que nos fuimos a Val Louron saliendo a las 4.00 a.m. con un par de guevos sin una puta botella de agua, pero con el pañuelico. La carrera de Indurain se hubiera acabado ahí si no llega
a vestirse de amarillo, lo juro.
¡qué momentazo!

1:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home