21 junio 2009

Hombres

Intuyo que, como yo, miles de inútiles que malgastamos nuestras vidas en los teclados estamos ante la duda de escribir sobre los cerdos de siempre, aquellos que se comen y se cagan nuestras bellotas y encima hay que darles las gracias porque ellos y otros cerdos –entre ellos editores, escritores, periodistas, txikiketeros y fracasados vitales en general- aseguran que gracias a esa labor nuestros bosques lucen mejor. Que les den por el culo. Yo hoy pienso obviarles, como tengo por costumbre, porque no hace falta comer mierda para saber cómo sabe, o al menos eso creo, ni tampoco declarar día sí y día también que el día que les manden a todos sin excepción a Burkina Fasso estaremos todos mucho más tranquilos y en Burkina Fasso mucho más intranquilos. Hoy voy a hablarles, o voy a intentarlo, porque el léxico no me llega, de alguien que en lugar de construir país ninguno ni de destruir ilusión ninguna, ha dedicado su alma y su energía, que es mucho dedicar, a ser mejor y a hacer mejor a todos y cuantos le rodeaban, sin por ello necesitar formar parte de secta alguna ni tan siquiera de sobrellevar ni utilizar en nombre propio o ajeno el tan malgastado nombre de cooperante, héroe, santo, benefactor o siquiera rodearse de estrellitas que se iban a sacar la foto con él. Hablar de Vicente Ferrer son palabras mayores, de las que su sola mención engrandece a la raza humana hasta límites insospechados, del mismo modo que hablar de millones de personas que sin tanto nombre y eco han dejado lo suyo para volcarse en lo ajeno te hace sentirte lo que realmente eres, un saco de heno, un cobarde, un egoísta, un diletante, un social mal social, un, en definitiva, mal provecho y mal resultado. Vicente Ferrer es un hombre y hombres hay muy pocos, aunque quedan, espero.

9 Comments:

Blogger Manuela said...

nunca le conocí, pero debió ser una gran persona y, a su pesar, un gran personaje. A la que sí tuve el honor de conocer fue a Madre Teresa de Calcuta, me tocó la frente y me preguntó en inglés 'cuándo te vienes a Calcuta?' y me quedé sin habla. Luego tuve el privilegio de escucharla después de una misa cómo pedía vocaciones para las misiones, y dios mio si se llega a hacer política que hubieran temblado todos los baracks obama de este mundo, qué carisma y qué fuerza tenía esa mujer tan chiquitita y arrugada... un saludo

2:00 p. m.  
Blogger elzo said...

Muy grande esa última frase.

3:11 p. m.  
Blogger Hastiado said...

Saquemos el cartel de los aplausos o que le den al play para los enlatados.

Oh... qué bonito, qué entrañable, cuánta bondad. El día de la madre del corte ingles en pleno junio. Milagro, milagro pre-sanferminero. Menudo discursito de miss américa te ha salido. Empalagoso y color pastel. Cada uno se piensa mejor a su manera, y esta supongo que es la tuya: las palabras con guirnaldas. Otros nos hacemos menos ilusiones, afortunadamente.

Me ha gustado esta retahíla: "un saco de heno, un cobarde, un egoísta, un diletante, un social mal social, un, en definitiva, mal provecho y mal resultado". Me la apunto y me apunto. A mi el mundo mela pela. Bastante hago con reciclarlo todo como para pensar en más. Otros ni eso. Algo es algo... yo también me pienso mejor que otros.

Hubiera sido más ilustrativo o educativo –ahora dicen creo pedagógico- escribir sobre lo que uno hace en vez de comentar lo bien que lo hace otro.

El próximo día seis, el primer descorche se lo podemos dedicar a ellos. Va, venga, sí... vamos a hacer algo útil, algo grande... algo hermoso y comprometido. Algo tan inmenso y de una humanidad tan voluptuosa que no quepa ni en el pecho ni de Cicciolina. Me descojono...

¿Cuándo os venís entonces a Calcuta? Qué grande la monja, joder...pero que gran frase. Cómo me escocerían esas palabras si me creyera buena persona. La de dios.

6:59 p. m.  
Blogger Hastiado said...

Me se olvidaba, con tanto dar y tomar por culo, como lo vean los colectivos gays, date por jodido, por homófobo.

Yo aviso, que luego todo se sabe.

7:09 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Hastiado, todos te queremos, no cambies.
Paz y amor.

8:20 p. m.  
Blogger Hastiado said...

No jodas... ¿pero todos, todos?

Qué raras son las cosas del querer... lo siento.

10:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El hecho de no ser una persona ejemplar como Vicente Ferrer, no me impide admirar y valorar su labor, su vida entera; ni tampoco estar totalmente de acuerdo con lo que ha escrito Jorge. Gracias por recordarle.

3:04 a. m.  
Anonymous PRAVDA said...

Hastiado, no sé quién coño eres (espero qeu colega de Nagore) y por qué aprovechas este foro (ya que parece que no tienes blog en el que vomitar tu discurso decadente y aprovechas el de otros) y aburres al personal con tus disquisiciones, que dan ganas de no pinchar en comentarios para encontrarte.
Precisamente por personas como Teresa de Calcuta y Vicente Ferrer merece la pena confiar en la raza humana. Tú y yo el día 6 estaremos mocos perdidos por Pamplona y otros estarán al lado de los moribundos en Calcuta recordando la dignidad de toda persona...cada uno elije su lugar.
Tú brinda por lo que quieras...yo doy gracias a Dios por ellos.
saludos

9:59 a. m.  
Blogger Hastiado said...

Pravda... comprendo tu cabreo, es normal, yo soy mas del Izvestia. Cosicas.

1:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home