16 octubre 2009

Ahí estás tú

¡¡¡Maradoooooo, Maradooooo!!! ¡Tomaaaaaa, “sigan mamando”! No me digan que no es un genio, El Pibe, es un genio. Bien, vale, quizá ha estado a menos de un paso de no clasificar a Argentina, pero díganme un solo seleccionador que tenga los arrestos necesarios para mandar a tomar por saco a toda la prensa de su país de esa manera de forma pública, una manera bruta si quieren, pero efectiva. Ustedes ya conocen cómo se puede poner de patriota y de pelma la prensa, ahí tenemos reciente el caso de Madrid 2016, que era enchufar una cadena y tener que tragar con todo aquello de la “ilusión colectiva” y eso, con lo que aquí llovido en forma de corrupciones varias desde el 86, cuando salió elegida Barcelona. 7.000 millones de pesetas ha costado quedar segundos y casi nadie dice nada, queda muy elegante y educado envainársela y felicitar al rival, no decir una palabra más alta que la otra, no ofrecer ni una sola declaración que se salga del guión. Maradona no es así. Para el que disfruta de o sufre a Maradona desde la distancia es una bendición, porque, con todos sus errores, al menos es diferente, al menos no comulga con las ruedas de molino que otros grandísimos campeones de la historia de todos los deportes comulgan, exhibidos aquí y allá como si fuesen cabezas de alce. Maradona fue capaz de tenerlas tiesas con esa cuadrilla de bandoleros que dirigían al FIFA y ahora, cuando medio mundo esperaba con el cuchillo en la boca para descuartizarle, ha salido a los medios y ha dicho lo que en otras situaciones de la vida no dicen –no por falta de ganas- decenas de responsables políticos, deportivos, económicos o lo que sea que han visto cómo su labor es objeto de burla y mofa permanente. Maradona lo hace y está en su derecho. El lenguaje soez está sobrecastigado.

9 Comments:

Blogger Hastiado said...

A Maradona la farlopa le ha dejado en el cuerpo una manía persecutoria que tira para atrás, de meter miedo, mucho.

Si tienes al mejor futbolista del mundo en el campo y, o no quiere o no sabe o no le dejan, jugar como juega en el Barça, es de juzgado de guardia.

Cuando estuve en Nápoles lo adoraban como si fuera un dios, con altares con velas y todo en más de un garito. De traca. Ese es su problema, que no acepta que alguien le señale los pies de barro, que hace mucho que ya le llegan por las rodillas.

2:59 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hastiado, ¡¡conviértete, pecador!! Los fieles de la Iglesia Maradoniana te acogeremos con los brazos abiertos. Somos miembros (con perdón) de la religión más humilde que hay, pues nuestro Dios tiene muchos más defectos que virtudes. Sin embargo, como en todos los credos, seguirle nos consuela. Reflexiona, nuestra próxima cita será para ver repetidamente el vídeo del gol que el pibe marcó al Estrella Roja. Todo bien regado con Quilmes, claro.

9:26 a. m.  
Blogger Hastiado said...

Jajajaja. Por la fase Quilmes ya pasé, incluso por otra peor, la Pacífico; pero estoy dispuesto a recaer.

Fútbol... es ya una de las pocas cosas que merecen la pena, y nunca en el momento actual, que el fútbol cuando adquiere épica es en el recuerdo.

Maradona es el primer futbolista que vi de cerca en mi vida, bajando del autobús en el Cudad de Pamplona.

Goles: El de Maradona contra Inglaterra en Mexico 86 y por como pisa y sale con el balón rodeado de tres, aún en campo argentino. Al de Messi y al Ronaldo contra el Compostela les falta magia por el escenario y por el rival, pero son dos golazos increibles. Golazo también es el boleón de Zidane en la final de la Champions. Con el de Aloisi, me volví loco y casi me despeño del graderío por subirme al respaldo del asiento del Calderón, en la final de Copa. El de Romario en el Sadar a pase de Laudrup o la cola de vaca en el Bernabeu mandando callar al graderío merengón. Mal que me pese, y no sólo me pesa sino que me jode, siempre recuerdo el autopase de tacón del pelitos de Redondo en Old Trafford -cabrón- con gol del místico de pacotilla, atormentado de camelo, de Raúl. Y muchos más...

Partidos recuerdo el Barca - At de Madrid de copa que terminó con 4 goles de Pantic que no sirvieron de nada frente a los 5 del Barça. El fracaso del triunfo... jo, jo, jo.

Y tantos y tantos momentos. Me gusta el jurgollll!!!

10:44 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Maradona está, a mi juicio, ultraprotegido por la prensa argentina y por muchos medios deportivos. Demasiado. Tanto, que es mucho más fácil echarle la culpa a Messi por el pésimo juego de la albiceleste que con el pelusa. Le tienen miedo. Recuerdo unas imágenes de la televisión argentina en la que Maradona disparaba perdigones a la prensa desde la puerta de su mansión... Si eso lo hace Ziganda lo crucifican (y con razón, por ñoño). En fin, que soy más Cruyffista, Van Bastenista o Zidanista que Maradoniano.

10:58 a. m.  
Anonymous El Txandrios said...

Maradona siempre me ha paracido sobrevalorado; como el petróleo, vamos. Su educación brilla por su ausencia. Pero no me digais que la prensa, y más la deportiva, no se merece esto y mucho más. Problema, que nadie tiene lo que hay que tener hasta que llega un descerebrado, que por hechos como este a mi me cae un poco mejor.
Salud.

4:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Si con el pasado farlopero de Maradona más la presion sufrida estos dias,al pibe no le han dado seis infartos tenemos Maradona para años.Me lo paso mejor con Maradona haciendo declaraciones que con los Butragueños de turno.
Viva el furgol a pesar de los de La Morena,etc

5:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡LA FIFA puede sancionar a Maradona con cinco partidos de suspensión! ¡La concha de su madre!¡¡Impíos!!
Esta noche, vigilia de oración por el barrilete cósmico. Traed los muñequitos de Andoni Goikoetxea para nuestra sesión de vudú.

9:58 p. m.  
Blogger Pablo G. Mancha said...

¿Quién es Maradona?

1:29 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

¡¡¡Pablone, cuanto honor!!!
Maradona, qué grande y bocachancla.
Abrazos.

1:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home