11 octubre 2009

Infinity

Lo de menos es que el modelo de coche se llame Infinity (infinito) –inside the museums infinity goes upon trial/dentro de los museos el infinito es sometido a juicio, canta El Maestro- o que el mismo Ricardo Costa vaya o no a juicio para aclarar o no aclarar cómo se compró el trasto o si en dicha compra del trasto de 11 millones de pesetas intervino o no El Bigotes y Crespo –para seguir lo de Gurtel tendrían que hacer como en las novelas rusas clásicas, que te ponen una lista de personajes al principio- o si el PP valenciano es una juerga donde todo el mundo trinca o cuando menos lo parece estéticamente. Lo que debería llevarle a la cárcel es que para explicar esa compra aseguró que lo había pagado de su dinero y “con un préstamo personal de mis padres”. Si no es así, a la trena, por mentir y por involucrar a sus padres. Si es así, a la trena, por pijo. Coño, con 36 añitos, secretario general del PP en Valencia, y pidiéndole a tus padre dinero para comprarte el caprichito. Joder, yo le pido eso a mi padre y del zartako que me arrima sí que me manda al Infinity, vamos, sin billete de vuelta. El hermano de Ricardo, Juan, que fuera con Aznar Ministro de Ciencia y Tecnología y Secretario de Estado de Comercio y Turismo, pide transparencia, pero al tiempo evita hacer declaraciones sobre su hermano, mientras que Camps ya ha decidido cortarle la cabeza a Ricardo para calmar algo los ánimos. No se sabe cómo acabará esto. Lo único que sí es cierto es que, caiga quien caiga, las aguas irán volviendo a su cauce y la gente, en mayor o menor número, seguirá yendo a votar a esta gente en la Comunidad Valenciana. Y si no a estos, a los otros, que a los años, vete a saber, igual también piden un préstamo a sus padres. Cosas del bipartidismo y la padrecracia.

5 Comments:

Blogger P said...

¿Y darte el lujo de estampar el buga para ver si le funcionan los air bags, qué?, eso no tiene precio. Yo deliro imaginándome sentada en el Infinity con la peluca al viento y el de la voz nasal al lau. Lo que le iba a hacer.

12:10 p. m.  
Anonymous caravinagre said...

Cuando se vayan estos, votarán a otros que habrán pedido un préstamo a sus padres para comprarse un corsa. A los años, el corsa como la calabaza de la Cenicienta será un BMW o un Audi. Supongo que Costa y su familia son gente de bien (como "los navarros de bien" que le gustan tanto a Sanz) y con 36 añazos sus padres no les pegan zartakos y encima les pagan los coches sin rechistar. Más fe, Nagore, más fe.

Por cierto, maestro, leí hace poco una entrevista a usté en la Txistorra Digital (a ver cuándo organizan un día esa gente una txistorrada popular) y tu beligerancia a salir con una 'afoto' en la columna del Noticias... esta mañana he entrado a la nueva web y aparece un careto de un tipo y debajo tu nombre. A traición.

Un saludo.

1:39 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

ya les he dicho que a ver cuándo coño la quitan. De momento, se lo he dicho una vez. Dejaré pasar algunos días y se lo diré otra. Y así hasta que se harten de mi o me harte yo de ellos. Putas fotos.
Abrazos.

5:29 p. m.  
Blogger Hastiado said...

El único buen jefe que he tenido, un madrileño de comunidad, de pueblo digo, no de la urbe; me dijo que no intentara saltarme las normas porque tarde o temprano me iban a trincar, que era mucho más rentable jugar con ellas, dentro de sus límites, para sacar el máximo beneficio. El no lo cumplía mucho, porque recuerdo que un viernes de julio Sanferminero, que iba a salir pitando hacia Atocha para llegar a Pamplona antes de los fuegos para desbarrar durante dos noches, me llamó a su despacho y me preguntó que por qué no me había cogido vacaciones, pues porque yo aquí he llegado el último y en el reparto entre compañeros me ha caído septiembre... otro año será. El cabrón de él me dijo que el año que viene a lo mejor ya no quería salir de juerga y que por si acaso, que no volviera antes del miércoles. Sólo le faltó darme la paga. Gran tipo. No sé qué habrá sido de él. Algún compañero me miró mal porque no me iban a descontar los dos días de vacaciones cuando volvi. Consejos vendo.

El caso es que ya que librarse del departamento de marketing es un imposible, yo me hubiera comprado una peluca, quitado las gafas y si queréis foto, pues toma foto. ¿Qué no soy yo... osea, tú? Los cojones... Además, yo creo que a estos seres que levitan y que piensan que las deposiciones son instalaciones (o voceversa), les hubiera dado igual, ellos no quieren que salgas tú, quieren que salga alguien para que su diseño sea maravilloso ,para que no se rompa la continuidad del mismo, aunque sea una sosez insulsa, como el que les ha quedado ahora. ¿Dónde se puede pedir el escarnio público de los renovadores por derribo de la página web del noticias?

Y ya de paso: ¿qué coche es ese del intfinity? Marca, digo. ¿Tendría algún tipo de reconocimiento de voz el trasto, y como ese acento que tiene Costa no es humano (no puede serlo, me niego a creerlo, es imposible), se volvió loco el auto y se hostió vivo?

Divertidas las grabaciones del Gurtel... un constructor habla de la protección que le da Moncloa y otro habla de la seriedad con la que se hacen los negocios hasta con IU. Jo, jo, jo... porque los navajazos está decididos desde hace mucho que sólo tienen que ir hacia los peperos que si no, las risas aún serían más. Una pena que nos priven de más alegrías.

2:12 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Es una foto "robada", caguensos-.
Yo de coches, ni idea.

12:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home