17 abril 2010

Vientos propicios

En su libro No shortcuts to the top –sin atajos hacia la cima-, el estadounidense Ed Viesturs, el único escalador de su país que cuenta con los 14 ochomiles, narra con maestría su ascenso al Annapurna en 2005, cumbre con la que cerró una excelente carrera en el Himalaya iniciada en 1987 en el Everest –ha pisado su cima 7 veces-. Tras llegar el 9 de mayo al Campo IV -7.200 metros, como Edurne y sus compañeros-, el fuerte viento les mantuvo retenidos en la tienda dos días -10 y 11 de mayo-, hasta que finalmente el viento cedió el día 12 y se lanzaron a por la empinadísima pared sobre la cual se alzan las tres cimas, la Este, la Central y la Principal, la más alta y la situada más a la derecha: “la pared es mucho más tiesa de lo que has creído y, en muchos momentos, ni siquiera te deja ver la piramide cimera. Es descorazonador, aunque el viento no es fuerte y no hay tanto hielo como pensábamos. Sin embargo, miro hacia las bandas rocosas y creo que en media hora estaremos. Nos cuesta dos horas. Luego, tras 10 horas de subida, con Veikka abriendo huella como nunca, llegamos a la arista final y comenzamos a superar resaltes: uno, otro, otro, interminable. A las dos de la tarde, 14 horas después de salir de la tienda, nos abrazamos en lo más alto”. Edurne Pasaban ya está a 7.200 metros, pero hoy afronta la parte si no más peligrosa y técnica sí que la más dura: por eso los ochomiles son excepcionales, por que a partir de 7.000 metros todo es excepcional y lo que está al alcance de la mano se vuelve inalcanzable. Con frecuencia se olvida que en periplos de más de 10 horas a esa altura todo puede pasar. Ojalá Edurne encuentre el mismo viento y un camino tan agotador como el de Viesturs, pero también unos compañeros tan en forma como Veikka y un abrazo en lo más alto.

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ojalá

10:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ojalá

10:26 a. m.  
Anonymous marimacha said...

Ya baja, ya.

6:07 p. m.  
Anonymous marimacha said...

Señor escrbidor, tú hasta que altura has subido a pata?

6:11 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

un cuarto sin ascensor y en su defecto 2.3ypico del Petretxema. Eso sí, por la carta norte, ja-ja.

6:31 p. m.  
Anonymous marimacha said...

Gracias. Yo subí a la Higa de Monreal en coche y casi me quedo sin suspensión, pero me gustan las historias de montaña y me gusta como las cuentas.

6:53 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

a quien se le ocurre subir a la Higa en coche, ja.ja. Me alegro que te guste.

6:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A mi también me gusta cómo cuentas las hazañas montañeras. Está claro que eres un gran aficionado y sabes transmitir tus emociones. Algunos, muy pocos, han sido grandes montañeros y además han sabido contarlo muy bien. Un ejemplo lo fué tu amigo IÑAKI. Me encantaba cómo escribía.

Y ahora permíteme que sea un poco pelma. Pregunto: ¿Crees o no que , uno de los grandes motores de EDURNE, es la pasión por ser "LA MEJOR"?.

A EDURNE le deseo todos los éxitos del mundo.

7:42 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Hola, majo de las 7, no, no es ése su motor, porque sabe perfectamente que eso de "la mejor" en esta caso no existe y que, caso de existir, ella no es la mejor. Lo sabe y por eso no anda con declaraciones al respecto de ese tema. Sabe que escaladores como Kaltenbrunner o la misma Meroi son más rápidas, audaces y talentosas que ella, que es buena muy buena pero no tan destacada como ellas. Pero sí tiene pasión -lógica- por ser la primera en acabar los 14 ochomiles. Porque eso supone ahora mismo una empresa -vital y laboral, para cinco o seis personas que además son sus amigos-, porque es un reto bonito y porque, se quiera o no, es casi un seguro de vida para siempre, a nivel económico. Pero fundamentalmente le atrae por el aspecto deportivo. Eso sí, si lo logra -que está por ver- ella mismo dijo que tiene que subir el Everest sin oxígeno para ser la primera en subir sin oxígeno las 14 -lo subió en el 2001 pero con botellas-. Vamos, que si la surcoreana se le adelanta estos días Edurne ya tiene otro reto: el Everest sin oxígeno. Pero de momento les queda mucho: Shisha Pangma a ella y Annapurna a la coreana. Lo mismo ninguna lo sube esta primavera y Kaltenbrunner sube al Everest y al K2 en julio y se acaba el asunto.
Abrazos.

8:55 p. m.  
Blogger LUISGUI said...

No sé por qué pero siempre que leo cosas así -que me encantan por cierto- mi pensamiento acaba siempre en nuestro gran Iñaki. Nunca le olvidaremos.

8:30 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Razón tienes vecino. Abrazos.

10:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home