30 septiembre 2010


De no creer

A pesar de que jamás he tomado psicotrópicos por consejo de mi tío médico –Jorge, ni te acerques, que ya vienes tocao de fábrica- juro que cuando leo que hoy es la votación para elegir las ciudades finalistas que optarán a ser capital europea de la cultura 2016 y que en dicha votación está Pamplona sospecho que mi madre le metía LSD a las pastillas del Dolca. De dónde sacaría mi madre el LSD es un misterio, a lo mejor del tendero, que tenía una mirada aviesa y un perro cojo y una mañana cogió un autobús y aún no ha vuelto. Capital Europea de la Cultura y Pamplona. Esas dos cosas en una misma frase. Me da vueltas la cabeza, lo prometo, no es una exageración de las que acostumbro en estos textillos. Es un insulto, también, un insulto a las gentes de esta ciudad y, aunque sólo sea por cercanía, de Navarra. ¿Cultura, qué cultura? Supongo que si el surrealismo se considera cultura, que lo es, sí que optaríamos no sólo a pasar la criba de hoy, sino a llevarnos la capitalidad de aquí al 2326. Pero si de lo que se trata es de intentar hacer creer a varios incautos del jurado que esta ciudad y sus instituciones apoyan a la cultura como un bien en sí mismo y para ello cooperan codo con codo con los diversos grupos culturales y la ciudadanía en general y le echan imaginación y fondos y cariño y respeto a todas las tendencias y propuestas, sepan los miembros del jurado que esto es una farsa de principio a fin. Una mamarrachada en la que nos hemos gastado un dinero innecesario, ya que para empezar a trabajar en otra línea -como quieren hacernos creer que se ha empezado- no hace falta hacer pasar a Pamplona por este trance ni, por ejemplo, enviar a un buen número de miembros de la candidatura tres días a Madrid a gastos pagados para interpretar El castañazo.

11 Comments:

Blogger Mikel said...

La verdad es que soltar a los hermanos Hansen en el salón de plenos del Ayuntamiento de Pamplona daría mucho juego...
Aunque seguro que Hanrahan, que lleva tantos años de Alcaldesa, les acabaría por convencer de la importancia de "poner en valor" el viejo hockey.
De todas maneras, quedar fuera de esta candidatura no es un drama. Y creo sinceramente que se podrán aprovechar las medidas y decisiones tomadas hasta ahora para optar a nuestra verdadera meta: Pamplona, Capital "Cultual" 2016. Y ya veis que basta con quitar una "R" para definir nuestra nueva estrategia, que será nueva pero tiene sabor viejo, el de siempre, que no el de "los de siempre", que esos son peligrosos...
No, nada de eso. Lo que se avecina es bien de exposiciones de sacristía, bien de alubias con txungur extraido de los carísimos nichos del claustro de la catedral, y sobre todo la "puesta en valor" de su horrible fachada, que está tan maja tapada, pero que Corpas ya se estará mesando las barbas por inaugurar cuanto antes...

10:33 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

No sé si visteis "españoles por el mundo" el lunes, hablaban de Berlín y se mamaba la cultura. En la calle que es de dónde mana. Aquí haces algo en la calle y "Barriles" Santamaría aperece a ostairte con sus jeyperman. ¡Voto por iluna producciones y su Ramplona 2016!.
Salud

11:24 a. m.  
Anonymous wikianónimo said...

Txandríos, haznos una lista de grupetos musicales o solistas o mediopensionistas, para que escuchemos los que no tenemos mucha cultura pero sí instalado en el computer el maravilloso Spotify.

11:25 a. m.  
Anonymous wikianónimo said...

Txandríos, algún día te tengo que contar mis experiencias por Berlín. Qué tiempos de absentas y noches, y qué ciudad, quizás la que más me guste de todas en las que he estado. Niuyorc tampoco está mal, no. Cada calle una fiesta.

11:28 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

La cultura no se tiene, se disfruta. Y por cierto la vieja Iruña está llena de gente con inquietudes que muestran sus habilidades. Lo del artista o arte es un camelo para vivir de ello, algunos se tiran un pedo y es un "performance" que te cagas (nunca mejor dicho). Y sal a la calle, busca y encontrarás, no en el Spotify por cierto.
Salud

12:24 p. m.  
Anonymous omeya said...

La capital cultural de 2016 será Córdoba. Pamplona sabe que va de comparsa y por eso no ha puesto la carne en el asador. Pero al Ayuntamiento le conviene aprovechar el tirón de la cosa para darse autobombo, para tener entretenidos a los pamploneses con una golosina de pega, para aquello de la promoción turística, quéseó. Si la eliminan ahora, se dará con un canto en los dientes porque ya ha exprimido la leche que tenía la vaca y no es cosa de seguir gastando por gastar. Si pasa esta eliminatoria, nos montarán otro equipo de expertos para seguir mareando la perdiz. Qué lata, qué aburrimiento, qué gente.

1:49 p. m.  
Blogger amaiur said...

Discrepo. Me cuesta porque el cuerpo y la experiencia me llevan a sumarme al discurso, pero prefiero hacer un ejercicio y darle la vuelta a la verdad establecida.

En Pamplona hay mucha cultura. Hay mucha gente que lee o al menos compra libros. Gentes que escriben, que pintan, esculpen o sencillamente que hacen cineforum en casa y si bien es verdad que a las 12 del mediodía en el Punto de Vista hay veinte personas en la sala, es un festival estupendo. Y hay más oferta: danza, cine de Golem, conferencias. Cuando le dieron a Serra el Honoris Causa no había forma de entrar a su conferencia en el Museo de Navarra. Y así, mucho.

Es verdad que desde que los etarras fastidiaron la continuidad de los Encuentros, (Sí: fueron ellos secuestrando al mecenas que los hizo posible quienes los mataron) no ha salido otro mecenas, ni otra corriente ni nada de nada. Pero es es lo que tiene que funcionar.

Las subvenciones a la cultura es una trampa política.
En fin: ojalá Pamplona sea capital europea de la cultura, y no por sus políticos ni por sus instituciones, sino para sus ciudadanos y ciudadanas.

2:16 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Una inquietud o sentimiento a de expresarse en la calle, ser universal. Si no difícilmente llega a ser parte cultural de la vida ciudadana. Por lo menos ha de transmitirse de boca en boca o de imagen en imagen, para que rule. Lo demás son buenos intentos de encerrar la cultura entre paredes, que no dudo de que también haya que hacerlo.
Salud

6:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Bueno, pues el rídiculo ha sido de órdago a la grande. Y ahora que los americanos han pasado de largo por este Villar del Río barcinés, ¿qué nuevo conejo se sacará de la chistera la doña para que no discutamos sobre lo verdaderamente importante? O sease: sobre su gris y plomiza gestión, que ha llevado a Pamplona a sus más altas cotas de hormigón y cementerio...

6:22 p. m.  
Blogger P said...

Mi amor: Que estaba cantado, estaba cantado. Que los dineros se han ido en los de siempre, merchandising le dicen, camisetas, cartelería, LONAS, diseñadores, etc.
¿Y ahora qué?, naturalmente la inversión se da por buena, cómo si no, allí estaban todos haciendo de corifeos, encantados ern la capital. Eso sí, las producciones locales mileuristas y las programaciones convencionales hasta la médula. Y mucho gigante, que son nuestra sal. Creen que por traer ¿a qué precio? a Teresa Beerganza a presidir el concurso de canto Gayarre, ya somos famous in all the world. ¿Por qué dejó de venir Carreras y viene la Berganza, tendrá algo que ver su paso por esa clínica de fama mundial que parece Lourdes y aquel recital sorpresivo en el Gayarre? Ah, los misterios tras las bambalinas. Y así, poco, tarde y mal. Fiesta, fiesta, y encierros, que somos especialistas.

11:40 p. m.  
Blogger P said...

Por cierto, amaiur, te doy toda la razón con lo de Huarte y los etarras, y mira, en lugar de hacer un museo con la donación de la fundación Huarte, hacen la patochada del encierro y lo artístico se lo dejan a la Universidad de Navarra, y eso que se lo cedían gratis.
Toma cultura.

11:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home