13 octubre 2010

Don Manuel

Era el último, realmente el último, y su muerte confirma que lo único que quedaba de una época del cine español ha desaparecido para siempre. El adiós del actor Manuel Alexandre cierra el círculo que se inició al comienzo del siglo pasado con Pepe Isbert y otros muchos y que nos ha traído hasta aquí de la mano de excepcionales intérpretes como Fernán Gómez, Marsillach, Bódalo, Rodero, Agustín González, Closas, López Vázquez y una espectacular lista de eso que se hizo llamar actores característicos o secundarios o de reparto, tanto en el plano masculino como en el femenino. Alexandre era un fenomenal actor característico, de aquellos que uno sabe que, pase lo que pase con la película, va a clavar su personaje con la aparente naturalidad que sólo se adquiere con años y años de ponerse delante de unos artefactos completamente antinaturales. Recuerdo que cuando le otorgaron el Goya de Honor hará siete años, una presidenta de no sé qué asociación de televidentes o algo así con sede en Pamplona criticó el galardón, achacándolo a no sé que clase de contubernio político y, para rematar, afirmando que el tal Alexandre era una especie de actorcillo. Vamos, un despropósito en toda regla, de los que estamos muy acostumbrados a escuchar por estos lares, como bien se ha podido comprobar con la concesión la semana pasada del Nobel a Vargas Llosa. Ya fuera para ensalzarlo por sus convicciones políticas o al contrario, para rebajarlo por esas mismas convicciones, el Vargas Llosa escritor ha quedado en un claro segundo plano. España es así, señora, un lugar que valora poco lo que tiene y que si lo hace es por contraposición o enfrentamiento, con el clásico es de los nuestros o es de los suyos. Alexandre era de todos, pese a quien pese, y ya echamos de menos su voz temblorosa.

6 Comments:

Anonymous Txandrios said...

El problema es del que utiliza la cultura para arrimarla a su idiología o forma de ver la vida
Salud

11:14 a. m.  
Anonymous wikianónimo said...

O al contrario Txandríos, o al contrario. Cómo se puso Willy Toledo porque le dieran el Nobel a Vargas Llosa jesusmariayjosé. Ese chico no está muy bien, pero le sirve. El de sí mismo también habla de cultura, al mismo nivel.

Txandríos, hay vida fuera de barricada, de verdad. ¿también de la venganza de la abuela eres? Chocholo.

12:38 p. m.  
Blogger Mikel said...

Apena/acojona ver la foto detenida en el tiempo y en el Google de Manuel Alexandre, Jose Luis Lopez Vazquez y Agustin Gonzalez, hace apenas seis años en el estreno de su obra "Tres hombres y un destino". Y ahora ya no están ninguno de los tres...

1:18 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Vargas Llosa es un ejemplo de los que se sirven de la cultura (en este caso de que es un escritor famoso, merecidamente además)para sus "cuñas" ideológicas. Gran deriva que ha dado este hombre, por cierto. No obstante nadie, ni siquiera Toledo, ha dudado de que por fin ha recibido un premio que se merecía.
Salud

3:48 p. m.  
Anonymous wikianónimo said...

Txandríos... JAJAJA. Tócate los cojones. Hablas de Vargas Llosa como si fuera Belén Esteban. Ser escritor es algo más serio y que requiere de una capacidad intelectual mayor que la de un famosete que sentencia lo que le sale del bolo, sin reflexión alguna, aprovechando el púlpito al que le han subido. Eso sí que es aprovecharse, lo otro es libre pensamiento.

Txandríos, que piense diferente a como piensas tú no es una deriva. Simplemente es una persona que piensa diferente a como piensas tú. Hay algo en ti que cree en posiciones con más legitimidad moral que otras, paso previo hacia el pensamiento único. ¿Puede ser Vargas Llosa un liberal, sin adjetivos? Esa es la cuestión.

5:51 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Vargas Llosa puede ser lo que quiera y discrepar lo que quiera conmigo. Pero entérate que la deriva es porque en sus comienzos intelectuales, que no literarios, comenzó cerca de la izquierda y ahora, ¿ande anda el hombre?. De ahí la deriva. Él ha variado su forma de ver la vida y curiosamente a la vez que, merecidamente, su obra le engrandecía. Él debe explicar esa deriva, algo que estamos esperando. Toledo y yo, que tenemos todo el derecho como el que más a opinar incluso equivocándonos.
Salud

9:43 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home