08 octubre 2010

Un mañana

Estoy en una cafetería, en Madrid, haciendo tiempo para tomar un autobús que vuelva a Pamplona, donde todo es gris pero también, como decía El Maestro, seguro y caliente, y te cruzas con personas con las que te llevas cruzando 20 años y ves cómo se van arrugando y ellas te ven arrugarte a ti. El cortado que me he tomado –por 1,55 euros, vivasfaña- lo podrían firmar en Hungría. No es que fuera rojo pero sí que sabía a rayos y supongo que los rayos dejan regusto a aluminio. Pero ha hecho su efecto y dentro de poco tendré que ir al baño. Por 1,55 euros está bien: cortado y baño, ahí les va a quedar eso, vivasfaña. Camino de la estación he observado a unos operarios afanándose en la colocación de unas gradas enormes desde las que el martes se podrá contemplar el desfile de las Fuerzas Armadas y no he podido evitar pensar que estamos en un mundo friky, en el que hasta hay un día para celebrar cosas tan circunstanciales como que unos hemos nacido aquí y otros allí y unos han decidido trabajar así y otros asá. Vine a Madrid por un asunto personal relacionado con un orfanato en Kathmandú, una idea buena o mala según sea su resultado y no más positiva que las millones de ideas similares, pequeñas o grandes, que circulan por este planeta y de repente te cruzas al doblar una esquina con semejante gasto completamente prescindible y completamente banal y no puedes obviar que, efectivamente, esta sociedad que llaman civilizada está enferma. Porque de enfermos es el ingente coste –en éste y en otros muchísimos actos- que nos cuesta autorreafírmanos constantemente a ojos de los demás como único objetivo mientras por ese mundo que decimos defender circulan niños que no saben si habrá un mañana o un cortado que sabe a rayos o un baño en el que dejar su triste pasado.

5 Comments:

Blogger Penny Lane said...

El mundo está lleno de gestos prescindibles y la sociedad está enferma, estoy de acuerdo, pero el miércoles los que estuvimos en la charla salimos un poco menos enfermos. No nos durará mucho, ¡no te asustes! :)

9:29 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Un abrazoPenny.

9:36 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Una sociedad que no cuida de su futuro (los más txikis) no merece ser salvada. ¡Ángel exterminador ya!.
Salud.

11:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ehhhhh no empecemos Jorge!!!
Todo eso ya lo sabías antes de ver las vallas, sólo que te ha tocado la fibra, vale, pero joder ese aire de derrotado NOOOOO. Siempre es mejor estar de mala ostia, te sientes con más ganas y más fuerte.
Además creo que con esos pensamientos no vamos a ningún lado, (qué coño de ángel y echar las culpas a otras ¿qué eres octogenario? pues entonces tú también has hecho algo)
Bueno, a ver cómo va el botellón el finde, y además, camina, recicla, apaga las luces... Si no lo hacen ellos, hazlo tú.

Aupa por el orfanato!

2:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Éste es el Jorge que más me gusta, ¡sí señor!

12:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home