16 diciembre 2010

Morente

Ya siento ser así, pero la única vez que vi a Enrique Morente terminé con la cabeza como una hormigonera, deseando salir por piernas de Benicassim a la velocidad de un atleta cualquiera medicado por Eufemiano Fuentes. Claro que no iba yo a escuchar a Morente si no al que iba antes que él en el festival, un tal Leonard Cohen, y como Cohen te sienta en el cielo en cuanto abre la boca fue salir Morente y me caí de una altura considerable. Y de ahí la jaqueca. Luego también está el hecho de que Morente tocaba con los Lagartija Nick, que hacían un ruido de mil pelotas con las guitarras distorsionadas y todo eso de la fusión y tal, que al parecer en sí mismo es ya bueno, fusionar algo. También hay que tener en cuenta mi analfabetismo musical, que me impide disfrutar al 100% de lo nuevo más allá de las seis o siete cosas que conforman mi banda sonora desde hace 25 años. El caso es que mi recuerdo de Morente es ése, ahora que le salen seguidores de debajo de las piedras. Es curioso este país, ya que he leído que, salvo de uno de sus discos, en concreto Omega, de ninguno vendió más de 50.000 copias, algo que, para ser tan amado y tan venerado desde Rosas a Barbate como ahora nos están vendiendo, es una cifra irrisoria para alguien –no lo pongo en duda- tan genial e importante en la historia del flamenco. Supongo que es porque en este país la gente escucha música pero no la compra, aunque también me da que lo que nos va mucho es no hacer ni jodido caso al personal y en cuanto se muere lanzarnos como plañideras a soltar las loas de turno. No digo que Morente no las merezca, seguro que en lo suyo era un genio –aparte de parecerse mucho a Van Morrison físicamente, un punto a su favor-, pero me han dado que pesar esas cifras de ventas tan bajas. Un país muy raro, la verdad.

21 Comments:

Blogger Pablo G. Mancha said...

Jorge, qué lástima no haberte podido invitar a disfrutar de Enrique. Cuando quieras charlamos un rato o te paso cosas suyas.

Saludos

1:49 a. m.  
Blogger betelu said...

Pues yo me acuerdo de un concierto en la Ciudadela con las Voces Búlgaras que fué una delicia. Lo único discordante fuéron los de siempre que vinieron a sus sitios reservados con restos de jamón entre los dientes y se largaron al primer grito de "Barcina tócate la vagina". En el Omega tiene canciones de Leonard Coen y es otra gozada.
Un saludo.

8:32 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

No le falta razón a Jorge ... aun a expensas de pasarse de frenada en este caso concreto. Enrique lo entenderá.
Salud

9:20 a. m.  
Anonymous Güiki said...

El flamenco me parece un coñazo. Punto. Si Morente hubiera sido Navarro habría vivido en Sarriguren. Punto. El folclore es un truño, por definición. Punto final.

Cohen tiene 76... miedo me da la depresión en la que puedas caer cuando el "hecho biológico" se produzca. A todo esto, ¿cuáles son esas seis o siete cosas que sí que escuchas de los últimos 25 años o es retórica pura?

Txandríos,el nesko de la Sakana, ¿tienes caracolillos?

9:39 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Ahhhh qué gran concierto. A las ocho de la tarde, eso es tener poderío; no más de 60 minutos, ni uno más. Ahh, qué grande fue (nada que ver con el bodrio de Bilbao, prefiero no recordarlo).

Después, claro, pues... o te meten a los Killers para no pensar y solo gritar, o no hay quien que aguante el cante. Y el cante en un escenario tan grande... pues o le metes ruido o como que no. Y así fue: ruido malo.

Güiki, la boina puede estar enroscada en demasía o pasada de vueltas. El flamenco tiene su duende. Mejor no caer en aquello de "nada hay escrito en gustos", porque escrito está, otra cosa es que no se lea. O en este caso, escuche.

10:53 a. m.  
Blogger Pablo G. Mancha said...

Güiki, tú sí que eres un truño, pero grande

10:59 a. m.  
Anonymous Güiki said...

Me molan los "tusiques" Pablo. Gracias por tu aportación.

Lo que me gusta del flamenco son las caras. Quito la voz de la tele, me centro en lo importante y me contagio hasta el tuétano del colon irritado: puro remedio astringente. Mano de santo para un día de flojera resacosa. Ay-ayayayyyyy-ayay... Plis-plas... como las pipas del fúrgol. Soy más valón. Será eso.

11:17 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Permítanme las-os habituales que me quite la gorra lana para dar la bienvenida a Don Pablo García Mancha, una auténtica leyenda del periodismo taurino y flamenco. Pablo, no hagas mucho mucho caso a esta buena gente, que nos lo pasamos muy bien y poco más, que no es poco. Un abrazo fuerte, a ver si nos vemos un siglo de estos.
Y lamento de Morente, me acordé de tí.

12:12 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

guiki: las seis o siete cosas son, por este orden natural -como dijo el gran Paco Calvo-, El Maestro y sus cuatro evangelistas (Van Morrison, Neil Young, Cohen y Tom Waits) y luego ya a larga distancia gente como Roy Buchanan, Elliot Murphy, Warren Zevon, los Stones, Hagard, Jennings, no sé, luego ya un montón de gente de más o menos parentesco musical con eso. Vamos, un bucle.
amaiur: ya, ya recuerdo que dijiste que el sonido malo para tí, pero recuerda que ya te dije que nosotros en Bilbado lo escuchamos muy bien y para mi fue sencillamente colosal.
abrazos.

12:29 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Como todo el mundo, caracolillos donde hay que tenerlos. Tus clichés son estupidos.
Salud

1:14 p. m.  
Anonymous Güiki said...

Txandríos coño... que es navidad. No seas tan señorito Rotenmeyer, hombre, por dios...

¿No te ha gustado ese magnífico juego de palabras entre flamenco, futbol y valón? Joder... más que clichés lo tuyo son sólo negativos. AY, alma cándida... con lo que yo te aprecio a ti.

Señor Nagorágoras, me apunto las recomendaciones musicales que yo también llevo una temporada en bucle. Muchas gracias.

5:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola,
señor Nagore: una cosa es que los medios digan que España entera llora a Morente y otra que España entera llore a Morente. Debería usted saber que el horizonte de los medios no es la verdad, sino la noticia. Y dudo mucho de que usted escuche a los "cuatro evangelistas" y sea incapaz de disfrutar de Omega en directo. Pero le creo. Es lo que tiene ir a la contra por enunciado.
Pero puede ir escuchando ya a a Corcobado. Por sí muriese, no tenga que tirar de google.

5:58 p. m.  
Anonymous Franziskano said...

Güiki: cuando el "hecho biológico" se produzca en Cohen quedaremos en el puente más alto y nos tiraremos al río. En canicas.

Amaiur: ¿bodrio de Bilbao? Un respecto, por ÉL, un respecto.

Zorrita: chento per chento de acuerdo, nos vemos.

6:26 p. m.  
Anonymous soyamaiur said...

Buff, Franziskano, no sabes lo que has hecho... ¡permitirme contarme mi experiencia en el BEC de Baracaldo.

Pagué 70 euros por cada una de las dos entradas que compré el mismo día que las pusieron a la venta. Eran una entradas caras, pero no eran las más caras. Vamos, que estaba en las gradas, allá lejotes.

Los sinvergüenzas de los promotores del concierto de Bilbao NO pusieron pantalla -cosa que sí hicieron los promotores de otras ciudades-. Así que yo no vi a Leonardo... lo intuí e imaginé.

Y el sonido... ¡el sonido! Estaba perfecto para un teatro pero no para el hangar ese. Pero claro, mismos medios para un auditorio más grande... más beneficio.

Fue... un timo.

No ya por el dinero, es que fue muy triste, ir al último concierto de Leonard Cohen y no verle ni oírle.

7:42 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Corcobado: joder, creéme, sólo escucho prácticamente a su deidad y, mucho menos, lo reconozco, a los cuatro evangelistas. Y ese día en concreto que cuento pues me puso dolor de cabeza, porque no había yo a eso, es más, me daba igual, ya que llevaba 20 años esperando a Cohen, aparecio y todo lo demás me sobraba, absolutamente todo. Pero prometo que intentaré escuchar Omega con calma.
Amaiur: joder, tuviste mala suerte, nosaltres -franziskano, su santa, mi rival y yo- paguemos 60, en parquet y nos bajaron de la troposfera a hostias al acabar el sermón." Excecional".
abrazos.

8:11 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

guiki: ese Nagoragoras me da que igual te ha delatao, ja ja.

8:16 p. m.  
Anonymous Güiki said...

Ha sido una coña sin más, que por lo que parece coincide con alguna otra privada tuya, pero que ha sido pura coincidencia. No nos conocemos, de verdad,no te comas la olla, que una cosa es vacilar un rato y otra ser un sádico día tras día en el plan yo sé quienes eres pero tú no jo-jo-jo-jo.

Si nos cruzáramos alguna vez en algún garitó demodé, prometo saludar, pero con lo despistado que soy y con lo pésimo fisonomista... muy claro tendría que ser el asunto.

11:12 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

te creo, te creo -no me como la olla, buff, bastante me la como ya-, a seguir bien.

10:27 a. m.  
Anonymous Mancuso said...

Joder, hay que tenerlos muy cuadraos para ponerse a criticar a alguien sin tener ni puta idea de quien es. El Omega es a la música lo que 2001 es al cine; dos obras que transcienden sus respectivos géneros y se convierten en pioneras y visionarias. Eso sí, puede que no estén hechas para todos los paladares, sobre todo para los acomodados a los que les fascina un pobre hombre que lleva 30 años sin hacer nada interesante y cuya mayor proeza ha sido tocar delante del Papa...
Un saludo.

4:49 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Mancuso, métete conmigo, pero no con Dylan. O escucha el Oh Mercy, o el Time out of mind, de 1989 y 1997 respectivamente. abrazos.

pd: si lees el artículo con esa mente abierta que te ha permitido disfrutar del Omega verás que no critico a Morente, a ver si empezamos a distinguir "no gustar" de "criticar". Y me ciño a una actuación concreta con un sonido concreto en un marco concreto tras un hecho concreto.

9:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola. he leído alguna opinión, y como siempre en estos sitios, hay de todo... cada cual puede opinar lo que quiera, pero lo que es exigible es el RESPETO para todo tipo de músicas y tendencias, y decir que el flamenco ó el folclore son un "truño" me parece una falta de RESPETO y de una incultura increible: Paco de Lucía, CAmarón, Morente, Sabicas .... y mil más, canaores, instrumentistas, percusionistas o bailores son ante todo, ARTISTAS, RESPETO. Gracias

9:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home