08 junio 2011

Cabeza

Creo que con el de ayer son unos 280 martes casi consecutivos en los que escribo –los últimos 100, seguro que sí; ya, ya sé que todos lo pasamos mal, ja-ja, pero, ¡coño!, déjenme que llore aunque sea un rato y aunque sea de broma acerca de este privilegio, que también tienes sus mínimas zonas de sombra- y ninguno de ellos se me ha olvidado que tenía que escribir, pero sé que llegará el día en que se me olvidará, de la misma manera que de pequeños todos hemos soñado que aparecíamos en clase en pelotas. Ayer casi se me olvida. Me acordé al ver a lo lejos a Chivite, con su elegancia innata, perdiéndose al final de una calle. Busqué un ciber –hay que variar- y aquí estoy, por los pelos de Chivite. Sería una novedad, lo de que se me olvidara, visto en el plano positivo. Que se me olvidara y que también se les olvidara a los maquetadores desmaquetar el espacio, como pasó una vez, hace mucho –o igual fue este septiembre, el Antiguo Testamento ya-, que mandé el textito y en aquel caso se les olvidó maquetarlo y bajé a la mañana siguiente al buzón a por el periódico –para leer el resto, que leerse a uno mismo es sado- y pensé: joder, qué día más largo, ¿no? Juraría que he dormido y que ayer mandé el texto y aquí aparece un eclipse parcial en Cork. Me vuelvo a la cama, pues. Y dormí muy bien, una siesta del carnero con copete y doble tirabuzón, de las que te levantas tan ido que te llamas Patricia y te empiezas a pintar las uñas. Hace mucho que no me pinto las uñas, desde que mi hermana mayor me secuestraba para probar texturas. Supongo que por eso tenía pesadillas acerca de aparecer en pelotas en clase, con mi plátano en la mano y las uñas pintadas de lila. Supongo que por eso te digo Chivite que te acabaré regalando ese sombrero blanco que te dije que te quedaría tan bien.

8 Comments:

Blogger Mr. K said...

Una de mis pesadillas recurrentes es que llega el día del programa y a mí se me ha olvidado llamar al invitado. Todo el mundo me pregunta por él, a mí me da mucha vergüenza decir que se me ha olvidado y les digo: "Debe de estar a punto de llegar" y me escondo en un lavabo de la tele. Entonces me despierto.

8:45 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

¿Te despiertas en el lavabo o en la cama, ja ja?
beso.

9:06 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Chivite, Fernando? Creo que es el único tipo que puede vestir con atractiva dignidad unas bermudas con alpargatas en chancla.
Punset.

11:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Quién es Chivite? No he entendido la columna hoy.

11:08 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

último anónimo: te entiendo, pero estos textos se ubican en su lugar original y gracias a lo cual como en la edición en papel y los miércoles escribe encima de mi un señor que como dice Punset es el único que lleva con atractiva dignidad unas bermudas con alpargatas en chancla y que se llama Fernando Chivite. Te lo dice un heterosexual, ja ja.
Un abrazo a los-as dos.

pd: Punset, a ver si me paso, joder.

11:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

te voy abrir un grupo en FB y no es una amenaza...a ver si así...azuzando tu curiosidad...;)
Punset.

12:39 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

¡no jodamos, no jodamos, ¡qué ya tengo cuenta en la cosa ésa, tras dos años y medio de amenazas, ja ja!

12:42 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Heterosexual juega en el mismo equipo que Maicon?

6:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home