21 diciembre 2011

Las estrellas


Ojalá ganen todos ustedes la Lotería. Y se vayan de viaje. Lejos. A tomar por culo de lejos. No saben lo que me alegraría, de que les tocara. A mi todo lo que sea que el de al lado esté contento me pone contento. Si encima está callado, ni les cuento. Me ha salido un pareado, voy a tener que dejar esto. Son ya muchos años. Y mucho de todo. Pero antes les tenía que decir esto: ojalá fuesen millonarios. Todos. Y en una nave espacial irse todos ustedes a la Luna y dejarme a mi aquí, solito, vigilando la ciudad, por si nos invaden. Me da igual quién: los vascos, los marcianos, las gaviotas de Rajoy, la prensa de Madrid. Quien sea. Voto a bríos que me dejaría la piel en la defensa, aunque con los marcianos igual me llevaba bien, acabaríamos de jarana en el Garaxi. Si caben. ¿Imaginan una ciudad entera para uno solo, una semana, con todas las llaves de todos los pisos y todas las despensas y poder mirar todas las estanterías de libros de todas las casas y los baños y oler las colonias? No robaría nada, lo prometo. Debería de haber una Lotería para que te tocara eso. Silencio y llaves y tiempo. Si la hubiera, yo jugaría. A esta no juego porque no sabría qué hacer con el dinero. E hiciera lo que hiciera, seguro que lo haría mal. Quiero decir, que me sentiría mal. No como cuando te levantas muy pronto por la mañana y la ciudad casi está desierta o sin casi y amanece y las avenidas están tan preciosas que todo parece mejor. Pero dura poco. Ya sé que es una idea muy egoísta, más que la de querer ser millonario, pero es la mía. Y decidir en qué cama dormir cada noche. Luego hacerla al día siguiente, claro. Y mirar por las ventanas. No sé, un montón de cosas. Ojalá les toque la Lotería y sean muy felices. Suerte. Creo que dormiría al raso, mirando las estrellas. Vuelvan.

8 Comments:

Anonymous Eva said...

Aunque no me toque la lotería, cuando quieras te dejo la llave, eso sí, llévate la mopa y el trapo del polvo y le pegas un repasico. También puedes llevarte algún libro y dejarme otros a cambio. Lo mismo con los discos, aunque ya se que de los de Dylan no te separas.
Abrazo grande ;-)
Saludicos

8:41 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Salud, lo que hace falta es salud. Que el futuro que nos aguarda es que el 90% andaremos eligiendo entre Alzheimer o Cancer (una buena inversión de futuro, la investigación y no los activos tóxicos). Pero yo me quedo contigo, asi que compartirás la ciudad. Pena.
Salud

9:14 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Rubrico lo de Eva. Cuando vos querás te dejo la llave de mi casa. No hace falta que la limpies (estoy de la tiranía de la limpieza hasta el moño). Te dejo coger libros siempre que me prometas que lo lees (los de Julio Camba, si no te importa, con vuelta, que son regalo de mi padre). Así que lo dicho: tienes cuatro camas de niños y dos de pareja a tu disposición, y cientos de libros a tu alcance.

9:44 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Sois estupendos. Como como poco -bueno, eso es un mito-, a lo sumo os roeré los rodapiés, jeje. Limpiar, que limpie su padre, Eva, no te jode. Jaja.
abrazos.

10:07 a. m.  
Anonymous Alvaro said...

Sou biutiful Jorge.

10:14 a. m.  
Anonymous Silvia said...

Dos camas de niños y dos de arrejuntarse (una es sofá-cama, pa´ que no se encariñen demasiado las visitas) dos sofáses y colchones a tutiplé. Llegaré a un par de cientos de libros (sin contar cuentos) y cedeses, unos cuantos, muchos + que libros, el costillo vivió como quiso hasta que nos encontramos, montones son de pelis. Muchos zapatos y vaqueros (por si ya que estás) alguna que otra colonia, montonazos de muestras de cremas, exfoliantes, tónicos, pa´ jartarte (la mitad caducadas) un arcón con el que sobrevivir un par de semanas, muuuuchas fotos, vino y ron.
Te la dejo encantada, ya me inventaré algo...
Pero claro, ya puestos, a cambio pido: una selección (escrita y descriptiva) de libros, discos y pelis, un café con un cigarro, un plato de espaguetis con nueces, una visita a tu abuela y otra al río de tu pueblo.

11:05 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

bueno, todo es negociable, menos lo del río de mi pueblo. Mi abuela está en una atalaya con un fusil y cabeza nueva que asoma, al foso. Si la visitas en Burlada, encantadora, jaja.
abrazos

11:13 a. m.  
Blogger Iñaki A. said...

Pues yo no juego, así que es improbable que me vaya por lo que, acaso, cuando vengas a mi casa, me encuentres en ella. No te preocupes. Como decía Sisa en Qualsevol nit pot sortir el sol, " La casa meva és casa vostra si és que hi ha … cases d´algú". Y podemos ver juntos "amanece que no es poco"

4:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home