22 diciembre 2011

Lo hice


Me acabo de hacer del PP. Es guay. No me ha dolido nada. Como cuando me puse el pendiente. Qué feo era el que me colocaron en la farmacia. Duró un día. Luego ya el aro y bien. Voy ahora con una gaviota en la frente, pero me han dicho que se va rápido. Y que en seguida notaré cambios. A nivel interno. Yo a nivel interno más cambios no sé ya si me interesa, que tengo ahí un cimborrio del carajo, que cuando me hicieron la tercera gastroscopia y la vi en pantalla –a punto de morir de la impresión por el tubazo metido por la tráquea- le dije al médico: hostia, con lo flaco que soy, ¿cabe todo eso? ¡Coño, mira dónde estaban las pilas de la calculadora! Lo externo, lo externo prefiero. No sé, un puestillo, una subcontrata, una subsecretaría, un objetivo en la vida, un algo. Si es aquí, en la Navarra marítima gaviotera, más que mejor, que a mi la bipolaridad me va, ese poner a parir a UPN hasta Viana y pasar la muga y besos y besos. Eso me vuelve loco de feliz. Como verle el gepeto a Rajoy. Antes de hacerme era como ver a Calvo Sotelo, pero ahora cada vez se parece más a Jeremy Irons en La Misión. Es increíble lo que te puede llegar a cambiar un tatuaje y una decisión. Hay que dar el paso, claro, que ustedes creerán que es fácil, pero cuesta. Para entrar en la sede sin levantar sospechas he tenido que tirar toda la ropa que tenía. Y me ha dejado un amigo la suya. Un jersey que sale un tipo montado en un caballo, como en el que se largó Cervera a Madrid. Me sobraba jersey por todas partes. Han pensao en la sede que me había perdido de la fiesta de Navidad del cole. El chupachus está cojonudo. No sé, me siento bien. Como no tengo conciencia propia, pues me encaja. Tengo que mirar si hacerme del PSN, también. Yo tripis no he probao, pero así parecido será. Sección Chacón.

3 Comments:

Anonymous Alvaro said...

Pues si, es una historia de lo más curiosa. A veces o de bipolaridad se queda corto, aunque hay otra especie yo a o mío, yo a lo mío, yo a lo mío que también también fuuuu!... Por lo menos les ves venir, eso sí.
Ah!, el texto, que me ha encantau... que muy original y gracioso y fresco y lisérgico y eso... Buen día!

10:13 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

A mi la gaviota como que me da yuyu. Pájaro de mal agüero como que parece. ¡Qué se te pase pronto lo del tatoo!.
Salud

10:57 a. m.  
Blogger P said...

Darling: Que a mí lo del cambio de look me parece bien, que la última vez que te ví desde las villavesa, pensé que necesitabas una asesora de imagen, me ofrezco, con urgencia, que así no vas ni al monte por mucho que te tatúes. Ahora, que lo del jinetero me suena al Cayetano y yo creo que no es lo tuyo. Tú dame carta blanca y te hago un coaching que vas a ser la envidia de Merindades. Por cierto, ¿de cuánto estamos hablando?

11:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home