25 abril 2012

Ratas y barcos


Según se leía en el texto publicado el lunes aquí por Carmen Pueyo, de Comisiones Obreras, la parlamentaria por el PSN Mari Carmen Ochoa dijo que el tema de la privatización de las cocinas del Complejo Hospitalario era “un monotema”. Pues sí, son cosas de la vida, señora. Eso lo dijo el día que su partido de ella –del que dice Lizarbe que ha dado un claro giro a la izquierda. Espero que Lizarbe no tenga carnet de conducir- negó una moción que, simplemente, pedía que se estudiaran alternativas a la decisión tomada por Marta Vera. El día en el que, una vez más, se demostró que el Gobierno de Navarra y el PSN se pasan lo que dice Comptos por el forro y mienten, indicando que se han analizado otras opciones pero no entregando a Comptos esos análisis. Ante esto, Comptos se queja, los que lo leemos alucinamos y unos cuantos directamente nos meamos en esta democracia, ya sea parlamentaria, financiera o mediática y que con tanto alivio editorial celebró el domingo el raspado triunfo del Señor Cangrejo, ese socialista que privatiza cocinas llenitas hasta arriba de currelas que podrían ser su madre o la mía y lo hace sin ningún estudio comparativo de otras opciones. Dijo Ochoa que “ya valía de hablar del sexo de los ángeles” y desde aquí le decimos que hablaremos de sexo lo que nos salga de los huevos y de ángeles tres cuartos de lo mismo, especialmente si van con batas blancas del rango que sea y nos hacen más sencillos y amables los tragos más cabrones de la vida. Usted coma donde quiera. También dijo no sé qué de “arrimar el hombro” y “el mismo barco”. Sepa usted que muchos preferimos partirnos la espalda antes que arrimarnos a según qué hombros y montarnos en determinados barcos, en el que son las ratas las primeras que abandonan sus supuestos principios cuando zozobran.

1 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Supongo que si Lizarbe asume que ha dado un claro giro a la izquierda, reconoce que estaban en la derecha. Y si como se ve siguen haciendo lo mismo de antes, pues querido Lizarbe "el zampabollos" seguís estando en la derecha. A parte de este silogismo, como bien dices hablamos de lo que nos sale de los cojones y me sumo al apoyo incondicional al servicio de cocina del complejo hospitalario. Durante cinco meses con mi aita vimos un estupendo servicio. A este paso nos tocará llevarnos el bocata de chorizo. Que de eso tenemos de sobra, ¿verdad?.
Salud

9:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home