22 junio 2012

Creemos


¿Hay que creerse que a las 21.30 horas del miércoles da Miranda una entrevista en Navarra TV y no dice nada y apenas dos o tres horas después o él o Barcina filtran a Diario de Navarra que Miranda se va? ¿Hay que creérselo? Me lo creo. ¿Hay que creerse que no ha sido Barcina la que se lo ha quitado de encima de una puta vez porque el tío tiene más peligro que un saco de serpientes, es una imposición de Sanz y actuaba por libre? Me lo creo. ¿Hay que creerse que Barcina sabía que Miranda iba a decir por televisión que retuvieron casi dos meses la noticia del recorte de 54 millones hasta que pasara el Congreso del PSN y que cuando lo oyó le pareció normal que Miranda echara sobre el PSN semejante bazofia y, en consecuencia, también sobre UPN? Me lo creo. ¿Nos tenemos que creer como dijo ayer Barcina que como ese recorte de 54 millones no afectaba a los ciudadanos el gobierno manejó los días en los que lo comunicó y que si eso beneficiaba al PSN eso es hacer gobierno? Me lo creo y vomito. ¿No será que hay que creerse que finalmente Barcina ya ha logrado sacudirse las dos pulgas que le molestaban y que le quitaban mucho foco y en ambos casos trata de vendernos que uno fue por deslealtad y el otro por generosidad y altura de miras? ¿No será que la doña ha decidido rodearse únicamente de sus perros falderos Iribas y Muniáin y de las hasta ahora más técnicas Vera y Goicoechea, promocionar a personas de UPN y del propio gobierno, y afrontar lo que queda como exclusiva única cabeza visible y mediática de este experimento lamentable en el que los ciudadanos soportamos la mierda que esparcen, su inacción y la sensación-certeza de que nos crean los problemas que no teníamos? Sea lo que sea, una puta brasa que, desgraciadamente, influye demasiado en las vidas de casi todos.

pd: en la edición impresa pone 'jueves' en la primera frase. El error es mío.

3 Comments:

Anonymous Soyamaiur said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

11:11 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Desayunando esta mañana con mis B&B y ojeando las noticias en mi itouch (un aparato inútil de San Steve Jobs que está siempre por la cocina), he leído los dos últimos nombramientos y he pensado: hombres grises. La Barci siempre se rodea de hombres grises. Abarcinados. Encapotados. Como esa boina de nubes pesadas e inmóviles que cubren Pamplona demasiados días al año.
Luego he intentado especular sobre por qué lo hace, pero M me ha reclamado para explicarme que Julio Verne era la bomba. Y me ha parecido mucho más interesante hablar sobre un tipo que decía que todo lo que un hombre imagina otro puede hacerlo.

Prefiero no imaginar lo que puede llegar a hacer la Barci.

(He quitado las faltas, no sé como borrar el otro mensaje, Jorge, si puedes te lo agradecería. Estoy con el ordenador con las teclas rotas y es un horror escribir y cometo muchas faltas que buffff, me horrorizan).

11:15 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

La Barci como todos los engreidos déspotas de este mundo sólo se ven a ellos. Y la verdad es que desde que es presidenta nadia habla de ella, y eso le tiene que escocer como cuando se te levantaba la piel de la palma de la mano al caerte y te la limpiabas con agua de la primera fuente que había a mano. Tranqui ahora hablamos de ti, aunque no por mucho Rato (sí, el de Bankia). Y mientras mienten como bellacos. L ética y la moral si que son valores volátiles en este mercadeo politico.
Salud

1:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home