13 septiembre 2012

Nido


No sé si aún lo tiene, me da que no, que se jubiló, pero allá en el límite de Barañáin hacia la izquierda, donde ayer por la mañana una trabajadora del centro de discapacitados psíquicos San José ayudaba a uno a cruzar la calle y este se quedaba pasmado y feliz viendo cómo cientos de estorninos saltaban de golpe de los árboles de la trasera del Hospital, allá un poco hacia abajo tenía Javier su almacén mágico. Javier distribuía los libros que editaba Anagrama y al entrar en aquella pequeña bajera y superar el mostrador, cuando encendía las luces, apilada en estanterías metálicas, aparecía la historia de la editorial de las portadas de colores y luces. Te podías quedar allá días, embobado mirando aquello. Allí fue donde me convenció de que Océano Mar, de Baricco, era mucho mejor que Seda, que casi todo lo publicado, así en general. Tenía razón. Aunque podía llamarle por teléfono para pedirle cinco ejemplares más porque los había vendido, siempre que podía me escapaba de la librería y los cogía directamente del almacén. Por supuesto, me llevaba más, entre ellas Alguien voló sobre el nido del cuco, de Kessey, creo que la de la portada roja con Jack Nicholson y su gorra de lana. Creo que no lo vendí y que cuando cerré la librería fue uno de los muchos que fui regalando, con su maravillosa entradilla: one flew east, one flew west, one flew over the cuckoo’s nest (uno voló al este, otro al oeste, sobre un nido de cucos voló este). Seguro que ni Sanz, ni Jiménez, ni Errasti, ni Barcina, ni Iribas, ni Pegenaute, ni Sánchez Tabernero se han preguntado si ese discapacitado ama ese sitio y a esos estorninos y que si lo trasladan ya no sé quedará mirándolos feliz como yo aquellos libros. Qué más da. Son como libros viejos y olvidados y a nadie importa quién les quita su nido.

7 Comments:

Anonymous Patxi Irurzun said...

"Alguien voló sobre el nido del cuco" es uno de mis libros favoritos y uno de los buenos libros de los que se ha hecho una buena película. Ayer, en la presentación de otro libro, El ritmo de la cancha, en La hormiga atómica, el autor Jacobo Rivero el autor evocaba una escena del libro, en la que sale el indio jugando a baloncesto mientras se exponen algunas teorías sobre pisconálisis, etc. Hay otro indio que escribe sobre equipos de baloncesto y grupos de blues y otras muchas cosas en las reservas indias, Sherman Alexie que también es muy recomendable. Jacobo Rivero también cuenta muchas cosas sobre básket y jazz y sobre la vida y gente que juega en Cisjordania, Venezuela, Somlia, a basket, es un libro cojonudo, ya te lo pasaré.(mañana hablo sobre él en un periódico que no es este, o ese, ni el otro, bueno en el Gara). ¿A qué venía todo esto? No sé, es oír Alguien voló sobre el nido del cuco y ponerme nervioso. El caso es que en esa novela, es cierto, también se habla de personas a las que se trata como a trastos, pero ellos no se dejan, capitandeados po MacMurphi -Nicholson, y al final encuentran puertas abiertas. Perdón por la chapa.

2:25 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me temo que has supuesto que a los residentes del san jose los deben trasladar para construir el centro de profesional.No es asi, los trasladaron hace cuatro años del centro viejo al nuevo, que está al lado.

4:36 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

eso es lo que me pareció entenderle a uno de los responsables entrevistado por Navarra Tv. Si entendí mal, culpa mía. gracias. el centro nuevo ya lo he visto que funciona y que usarían el edificio viejo de enfrente.

7:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En el viejo centro San José reciben terapia/atención temprana todos los niños con discapacidad o algún retraso en el desarrollo de Pamplona y alrededores. Unos 360 niños de 0 a 3 años cuyas familias fueron informadas hace ahora un año de que iban a ser trasladados a una bajera de Sarriguren en diciembre de 2011. Quizá algunas de ellas tomaron decisiones basándose en esta información, como la elección de la escuela infantil en uno u otro barrio. Un año después todo sigue siendo una gran incertidumbre. Efectivamente, "a nadie importa quién les quita su nido". Gracias, Jorge.

11:06 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

A ti por la información. Gracias.

6:23 a. m.  
Anonymous Belostenny said...

Preciosa columna y gracias a Patxi por las recomendaciones. Veremos qué final nos depara toda esta historia, porque no olvideis que en la película hay dos finales: te puedes quedar que a MCMurphi lo dejan ko friéndolo con electroshocks o con el indio que rompe la ventana arrancando la fuente.
SALUD

9:14 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Paaaaaatxeku, gracias por tu mensaje, ayer rescaté tu obra maestra de las garras de mi familia para seguir moviéndola por ahí, abrazooo.
belos: por supuesto nos quedamos con El Jefe -Robert Parish- rompiendo la ventana. abrazo. salud, cierto. ahí va, no te digo que cerca cerca de salir pero sí mucho mejor. hablamos.

9:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home